Compensación forestal, requisito para los proyectos de infraestructura

Comparte

Colombia es uno de los países más biodiversos del mundo, sus características geográficas le permiten tener gran variedad de especies animales y vegetales, ambas en constante amenaza por el mal llamado desarrollo. Los proyectos de infraestructura vial, de urbanización o del sector comercial son los principales factores que llaman a proteger, en especial, a las especies arbóreas en el país. Neiva no es la excepción, la construcción de infraestructura vial ha generado inconformismos entre la comunidad debido a la tala de arboles en el lugar de la construcción.

Durante la última década el crecimiento en la infraestructura del país ha aumentado considerablemente, al punto que la Cámara Colombiana de la Construcción – Camacol espera que para el 2018 el sector de la construcción crezca en un 4.6%, después de haber pasado por un 2017 de recuperación lenta y pausada. Por otro lado está la infraestructura vial, actualmente en el país se están construyendo numerosas vías, entre ellas las llamadas 4G, las cuales, debido a que son nuevas implican abrir campo donde no lo había, y en ocasiones acabar con recursos naturales, principalmente árboles, que se encuentran a su paso.

La tala de árboles para dar paso a construcciones es algo que a muchos colombianos no termina de agradar, más allá de las nuevas vías, con mejor tecnología y con tiempos de recorrido más cortos, ver un árbol cortado  causa indignación cuando no se conoce la explicación. En redes sociales y medios digitales se puede ver cómo en distintos lugares del país se han presentado problemáticas con este tema.

Recientemente el Ministerio de Ambiente, a cargo de Luis Gilberto Murillo, realizó la actualización a los manuales de compensación por pérdida de biodiversidad, en los cuales se indica que además de tener las licencias ambientales, cada proyecto debe contar con un Plan de Manejo Ambiental – PMA – en donde especifique cómo va a compensar la biodiversidad que se verá afectada. Estos manuales establecen qué, cuánto, dónde y cómo se debe realizar dicha compensación, y a su vez es una herramienta para que instituciones como la Autoridad Nacional De Licencias Ambientales – ANLA y las Corporaciones Autónomas Regionales sean garantes de las obligaciones ambientales que tienen las empresas en Colombia.

En Neiva, desde el año pasado se adelanta la construcción del intercambiador vial de la Avenida La Toma frente al estadio de fútbol “Guillermo Plazas Alcid”, y este año se dio inicio a uno similar frente a la Universidad Surcolombiana, ambos enmarcados dentro del Sistema Estratégico de Transporte Público – SETP que se busca implementar en la ciudad. En el primer caso, se tuvo que realizar la tala de más de cien árboles.

Árboles Talados Av. La Toma
Árbol Talado sobre la Av. La Toma

La comunidad neivana, al ver que esto se estaba realizando reaccionó de inmediato por redes sociales calificándolo como un acto injustificado, incluso como un arboricidio. En términos generales, no aprueban que se destruyan los árboles para construir este tipo de proyectos. Sin embargo, muchas de las personas que reaccionaron al acontecimiento, no tenían conocimiento de la compensación forestal que el SETP llevaría a cabo más adelante.

Comentarios en Facebook sobre la tala de arboles.
Comentarios en Facebook sobre la tala de arboles.

El Sistema Estratégico de Transporte Público – SETP, que es quien adelanta las obras, además de tener licencias ambientales para realizar la intervención a las especies arbóreas existentes en dichos lugares, cuenta con el Plan de Manejo Ambiental, en el cual, según Carlos Andrés Gonzales Torres, Director (E) de la Territorial Norte de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena – CAM: “Como medida compensatoria por aprovechamiento forestal se determinó que la siembra y mantenimiento que debe realizar el titular del aprovechamiento es de 2.595 individuos forestales nativos de diferentes especies.” Esto es para el caso del Intercambiador Vial de la Avenida La Toma, que es el que lleva mayor avance.

Jina Marcela Lugo, periodista del SETP, indicó que se sembraron 500 especies en la zona urbana (Avenida Inés García de Duran, Avenida 15 sur (Unicentro) y la Carera 52 del barrio Víctor Félix) y en la zona rural, la cuenca del Río Las Ceibas, 2700, superando en 605 el número de especies requeridas en el PMA. Así mismo, desde su oficina se encargaron de dar a conocer estas acciones realizadas.

De igual manera, al visitar los lugares en donde se realizó la siembra en la zona urbana, se evidencia la existencia de los árboles. Las cuales, según aclara Carlos Andrés Gonzales, “se les garantizará supervivencia en términos de riego y aplicación de fertilizantes hasta que tengan al menos dos metros de altura, que es cuando se asume pueden sobrevivir por si solas.”

Compensación forestal

Siendo así, se evidencia que los ciudadanos no conocen a cabalidad como son los procesos de licencias de construcción, o por el contrario las entidades encargadas de estos procesos no dan la suficiente divulgación ante la ciudadanía para aclarar que la tala de árboles no es en vano y que será compensada de acuerdo a como lo establece la ley. Ante panoramas como estos juegan un papel importante la conformación de veedurías ciudadanas que vigilen y sean garantes del proceso ante la comunidad, que al parecer es la más preocupada.

Comparte