Deforestación en Neiva, ¿cómo vamos?

Comparte

La deforestación del mundo avanza de manera implacable, estimulada por el deseo insaciable  de industrias como la agricultura, la ganadería, la minería y las construcciones, todo en búsqueda de la tal llamada industrialización, el desarrollo urbanístico que necesitan las ciudades y buscar mover la economía a gran escala.

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), en el 2016, Colombia perdió 178.597 hectáreas de bosques vírgenes, cantidad que representó un aumento del 44 % respecto a la reportada en el 2015. De ese número, 70.074 hectáreas desaparecieron en la Amazonía, denominado uno de los territorios más biodiversos del planeta, que al mismo tiempo cumple un papel esencial en la regulación de los ciclos hidrológicos y del clima.

En concreto, el Huila está entre los departamentos que menos registran tasa de deforestación a nivel nacional. Así lo refleja la Estrategia de Control a la Deforestación y Gestión de los Bosques en Colombia que realizó el IDEAM. De acuerdo con el informe, el Huila solo representa el 0.1% de la deforestación nacional, que pasó de 124.035 hectáreas en 2015 a 178.597 hectáreas en 2016, es decir, tuvo un aumento del 44% en el país.

Afortunadamente las cifras dan un panorama positivo para el departamento, aunque no hay que olvidar la tala masiva e inundación de los árboles que habían en el lugar para la realización la hidroeléctrica El Quimbo. este vídeo realizado por Francisco Atarraya nos muestra un poco de lo mencionado:

                                    

árboles que dan sombra a toda la avenida circunvalar

Leyla Marleny Rincón Trujillo, concejala y profesora de medio ambiente de la universidad Surcolombiana, añade que en la ciudad de Neiva toda obra que se construye y se realice, lleva a matar árboles, debido a que lamentablemente no se obliga a reubicar, y que, nota cierto desinterés por parte de la CAM y de la secretaría de ambiente de la ciudad que son las encargadas y deberían estar actuando de manera más contundente. Aduce también, que a la ciudad le hace falta que se construya una ética ambiental y que el desarrollo urbanístico que se necesita, no perjudique a lo ambiental.

Tatiana Perdomo, ingeniera ambiental  de la secretaría de medio ambiente y desarrollo rural y encargada del área de reforestación, le dijo  a El Digital que dentro del programa de gobierno del actual alcalde de la ciudad, Rodrigo Lara, se realizará la reforestación de la  cuenca alta del río Las Ceibas de manera conjunta con algunos empresarios de la ciudad que están comprometidos con el medio ambiente.

Distintas obras de construcción se han llevado a cabo en la ciudad durante estos últimos años; el centro comercial santa lucia plaza, el Unicentro, el conjunto residencial Las Manguitas, el conjunto residencial Balcones del Norte, los dos intercambiadores viales que aún están en proceso de construcción y muchas más. Un aproximado de 50 árboles son talados para en su lugar, se construya cualquier obra, pero, según los ingenieros ambientales contratados en cada una de ellas, dicen que hubo compensación forestal de los árboles en sus mismas especies, en zonas como la cuenca alta del río Las Ceibas, la avenida Inés García de Durán y la avenida del Unicentro.

Raúl Forero, ingeniero forestal, argumenta que entre más grande sea la obra de construcción, más árboles deben ser talados. También dice que por cada árbol talado, a la empresa solicitante se le pide 20 árboles como compensación y que desde la secretaría de ambiente existen programas como “adopta un árbol” y realizan siembras en zonas verdes, parques y avenidas.

 

En una reunión con el Ministerio del Medio Ambiente en Neiva, se habló de donde se han identificado focos de deforestación, y es específicamente, en el sur del Huila en los municipios de Acevedo, Palestina y Saladoblanco. El departamento, avanzó afortunadamente en la consolidación y puesta en marcha de la Burbuja Ambiental, estrategia de reacción inmediata con la que se busca frenar los focos de deforestación en el Huila, pero sobre todo fortalecer los controles operativos para evitar el tráfico ilegal de madera por las carreteras del territorio huilense.

 Deforestación

Por último,  es evidente destacar que el Huila es uno de los departamentos con menos índices de tasa deforestación a nivel nacional de acuerdo a los reportes del IDEAM. Sin embargo, por encontrarse en una zona estratégica, se ha convertido en un corredor para el transporte de la madera que se tala indiscriminadamente en los vecinos departamentos de Caquetá, Putumayo, Cauca y Meta y su capital, Neiva, se está volviendo el epicentro de obras de construcción que cada vez más, restan árboles y zonas verdes, a su casco urbano.

Comparte