Detrás del cuerpo físico, hay un cuerpo sutil

Comparte

Por: Angy Bedoya

Desde el siglo XXI ya no se habla de «homosexualidad» sino de «homosexualidades» y se considera que las homosexualidades pueden darse en cualquier estructura psíquica.
Las homosexualidades es una construcción individual que se va haciendo durante el trayecto de la vida, es decir que nadie nace biológicamente gay; lo homosexual hace referencia a un patrón duradero de atracción emocional y sexual hacia un sujeto del mismo sexo. Lo anterior no debe confundirse con identidad sexual o identidad de género, es decir, sentirse varón o mujer.
Estas nuevas formas de relacionarse han generado rechazo e incomodidad social, ya que el patrón cultural-religioso propone el estándar de parejas heterosexuales (hombre-mujer), donde se desconoce  la diversidad sexual; este rechazo ha desencadenado una serie de acciones violentas hacia las personas de la comunidad de Lesbianas, Gais, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales (LGTBI), como puñetazos, empujones, gritos, exclusión de sus trabajos, expulsión de lugares públicos y un sinfín de situaciones de discriminación que ha llevado a los miembros de la comunidad a optar por el suicido como una puerta a la libertad.

El hecho de estar inmersos en una cultura judeocristiana implica la construcción de unos patrones cognitivos y de conducta específicos, donde las expresiones de cariño por parte de las mujeres han sido tradicionalmente “bien vista”, pues a las mujeres se les ha delegado la función de manifestar las emociones; por ejemplo, es normal que dos mujeres se saluden de beso sin que necesariamente sean pareja, además se ha adoptado la idea de que las relaciones entre mujeres son románticas, apasionadas y eróticas.
Por lo mismo, pensar en una relación homosexual masculina genera más impacto en su creencia, puesto que no es “normal” ver a dos hombres dándose un beso o estar muy cercanos; lo anormal se ha calificado como lo desagradable o enfermo.
Por ejemplo, Juan Sebastián Herrera es un estudiante universitario con orientación sexual hacia lo masculino y ha tenido diferentes experiencias de rechazo por su condición sexual, hasta el límite de ser expulsado de un lugar público, “se me acercó un señor viejo y de manera grosera me dijo que me quitara de la mesa, porque ese lugar no era para maricas”, puntualizó Juan después de contar que, en el momento de ser agredido tenía tomado de la mano a su pareja Felipe.
Por otra parte, existen iniciativas de artistas, colectivos y organizaciones que viene trabajando en la construcción de escenarios donde se reflexione acerca del tema de la homosexualidad. Charles Pancha es un fotógrafo de 20 años de edad, oriundo de la ciudad de Neiva; lleva haciendo fotografía profesional desde hace 4 años, en sus fotografías se ve reflejada la diversidad humana, porque considera que más allá del cuerpo físico (apariencia) existe un cuerpo sutil que son las emociones, lo interno y lo esencial.

Charles Pancha

Charles ha tenido la oportunidad de llevar sus fotografías a varios escenarios, entre ellos la Universidad Surcolombiana, Universidad del Tolima, la ciudad de Neiva, el municipio de la Plata, entre otros, donde la presencia de su arte ha generado incomodidad social, puesto que sus protagonistas son travestis, gais, lesbianas y heterosexuales.


En relación a esta situación, la Consejería para los Derechos Humanos de la Presidencia de la República y el Ministerio del Interior, han propuesto el proyecto de decreto “Por el cual se adopta la Política Pública Nacional para el ejercicio pleno de los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI)”; en ese sentido, el numeral 11 del artículo 189 de la Constitución Política y los artículos 123 y 130 de la Ley 1753 de 2015, establecen que el Gobierno Nacional a través de sus entidades, llevará a cabo las acciones necesarias tendientes a la implementación y seguimiento de la Política Pública Nacional para la Garantía de Derechos de la comunidad (LGBTI) a través del Ministerio del Interior, e impulsará ante las Entidades Territoriales la inclusión en los Planes de Desarrollo Departamentales, Distritales y Municipales de acciones y metas que garanticen los derechos de las personas de los sectores sociales LGBTI.
Por lo anterior, en la ciudad de Neiva el Comité de Política Pública de Diversidad Sexual para Neiva, que inició su creación el pasado mes de julio, tiene dentro de sus objetivos el proponer la Política Pública de Diversidad Sexual para la ciudad. Para ello se constituyó un comité impulsor, liderado por Claudia Alvarez y Yohana Rivera quienes sirven como interlocutoras entre la población diversa y la Institución; además, se busca que el comité acompañe el proceso de la formulación de la política y haga veeduría en la ejecución de la misma. Hasta el momento se ha revisado una caracterización previa de la comunidad LGTBI realizada en el año 2014, a ese documento se le realizó varias modificaciones que han dado paso al diseño del instrumento; se aspira que en el 2018 se cuente con una política pública municipal para la Diversidad Sexual.

Es importante señalar que, la orientación sexual en Colombia está defendida con garantías jurídicas como la Ley Antidiscriminación, donde se sanciona a los ciudadanos por incumplir la ley con una condena de 12 o 36 meses de prisión, también se cuenta con el derecho a la igualdad (Artículo 13 de los Derechos Fundamentales de la constitución política de Colombia), lastimosamente es muy común encontrar, por acción u omisión, casos donde se ignoran dichas leyes.

Comparte