Hidroeléctricas, dos caras de una misma moneda

Comparte

Las represas o centrales Hidroeléctricas en los últimos años se han convertido en uno de los sustentos económicos mas importante del país, pero los daños socioambientales ¿Pueden ser menos importante?

Represa del Quimbo, Huila.

Colombia es uno de los países del mundo con mayor cantidad de ecosistemas que producen agua (sin incluir los mares) que podría distribuirse a la población y a la industria. Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam) y el Estudio Nacional de Agua-ENA Colombia cuenta con un rendimiento hídrico que equivale a seis veces el promedio mundial y a tres veces el de Latinoamérica; además de reservas de aguas subterráneas que triplican esta oferta y se distribuyen en el 74% del territorio nacional. Esto ha permitido que la industria energética este mayormente dominada por generación de energía hidráulica , que representa el 66% de la producción nacional.

Las empresas extranjeras se han encargado de que ese potencial hídrico y en si los ecosistemas estratégicos del país puedan enriquecer sus bolsillos. En Colombia el sector de energía hidráulica ha ido en aumento, las grandes centrales hidroeléctricas del país producen en promedio 96 gigavatios(GW), el 0.6% de la energía mundial según un informe publicado por la Asociación Internacional Hidroeléctrica (IHA).

Aunque las hidroeléctricas tienen grandes beneficios económicos en la sociedad así mismo sus impactos socioambientales son varios, como lo ha sido el megaproyecto de Hidroituango una noticia nacional, donde los campesinos afectados por las obras manifiestan que con la desviación del rio no existen garantías de que su actividad económica como la pesca y la agricultura puedan realizarse de manera óptima, además de el desplazamiento que han tenido que realizar muchos campesinos.

Según investigaciones de estudiantes de periodismo de la Universidad Surcolombiana desde el mes de mayo del 2011, mediante un convenio interinstitucional entre Hydrochina, Cormagdalena y Acción Social, se inició la formulación del Plan Maestro de Aprovechamiento del Río Magdalena –PMARM-, en el cual se proyecta, además de rehabilitar la navegación en el afluente, la construcción de once proyectos hidroeléctricos sobre la cuenca alta del Magdalena. Actualmente en la cuenca del río Magdalena existen 33 hidroeléctricas operando y dos en construcción de tamaño grande y mediano. Se pretenden construir otras 99 posibles iniciativas y cumplir las metas de capacidad de generación de electricidad a 2050.

En el departamento del Huila existen dos grandes proyectos, el Quimbo y Betania la posición estratégica del departamento alberga la cuenca alta del río Magdalena, además de contar con las cordilleras central y oriental, donde sus hidrografía y geografía tienen un potencial para la generación de electricidad por medio de proyectos hidroeléctricos, además de pequeñas centrales hidroeléctricas que generan diferentes impactos en la economía y la vida de las personas que viven del rio.

El Quimbo es la primera Hidroeléctrica construida totalmente por el sector privado, inscrita en el Plan Maestro de Aprovechamiento del río Magdalena, es propiedad de EMGESA (empresa del grupo europeo ENDESA-ENEL), a pesar de encontrarse en una zona de riesgo sísmico y volcánico alto, su construcción se llevó a cabo e implicó la inundación de 8.586 hectáreas; con lo cual se sumergieron importantes legados de ecosistemas naturales, áreas de interés arqueológico, así como numerosas fincas destinadas a la producción agropecuaria, afectando a su vez los derechos de las comunidades locales a decidir sobre sus territorios y a proteger sus modos de vida. (Crédito: OCA-Universidad Nacional)

Dentro de todas estos mega proyectos debe existir una licencia ambiental, Oscar Reyes abogado de la Universidad Surcolombiana nos cuenta acerca del tema.

Dentro de las acciones realizadas por la empresa dueña de la Represa, Emgesa, en el Primer Seminario Internacional para el Manejo Ecológico de Represas realizado en el mes de Abril del presente año, se manifestó que se ha realizado una gran inversión (15.000 millones) para repoblar el rio. El proyecto se comenzó hace seis años, actualmente se encuentra en su cuarta y última etapa, y obedece a las obligaciones que la organización debía adelantar en como parte de su responsabilidad social.

Neiva capital de departamento, es una ciudad rodeada por Ríos, entre ellos el mas importante y explotado el Rio Magdalena, existe una comunidad de habitantes que viven del sustento del río y ellos manifestaron que problemáticas ha causado la represa en su economía y en su zona de vivienda, ya que algunos viven en la Isla Trapichito. Cabe resaltar que para ellos las represas o hidroeléctricas son pensadas para el lugar donde se realizan, pero que no piensan en las afectaciones que se traen mas allá de donde se ubican. ¿Qué viven verdaderamente los pescadores y habitantes?

¿Existe una verdadera repoblación que favorezca a la zona del rió Magdalena que pasa por el Huila?


El profesor de Hidraulica Jaime Izquierdo docente de la Universidad Surcolombiana, el panorama de las hidroeléctricas es un poco diferente, nos plantea otros puntos de vista frente a la temática.

Cabe resalta que las luchas que las comunidades han afrontado con estas multinacionales han sido grandes, a través de las múltiples problemáticas que se han venido dando con la falta de licencias ambientales, afectaciones a las comunidades, a los ecosistemas de los alrededores, las malas construcciones y finalmente si existe un interés por las grandes empresas de invertir en el sector energético en Colombia.

Como lo dijo la pulla a el presidente y expresidente “Ese fetiche por las hidroeléctricas no los deja ver que el día que no haya agua, no hay luz”.

 

Comparte