La biodiversidad colombiana está de luto

Comparte

Primeros en biodiversidad de aves y orquídeas, segundos en anfibios y peces, cuartos en mamíferos. Colombia posee fama mundial por su biodiversdida que es envidiada por unos y explotada por otros, lo instintivo sería proteger lo nuestro pero ¿se ve esto reflejado en las cifras y la realidad del territorio en el que habitamos?

La república de Colombia cuenta con el privilegio de hacer parte de la reducida lista de países megadiversos, un conjunto formado por sólo 17 (8.7%) de las 194 naciones del mundo que albergan el mayor índice de biodiversidad en la tierra, según el Centro de Monitoreo de la Conservación del Ambiente (un organismo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente). Además de compartir un número de características, en conjunto este grupo posee más del 70% de la biodiversidad del planeta. 

Los países catalogados como megadiversos son: Madagascar, la República Democrática del Congo, Sudáfrica, Brasil, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, México, Perú, Venezuela, China, Filipinas, India, Indonesia, Malasia, Australia y Papúa Nueva Guinea

Colombia se ubica en el primer puesto en diversidad de aves, el Sistema de Información sobre Biodiversidad de Colombia (SIB) estima que hay 1909 especies en el territorio, 4076 especies peces (tanto de agua dulce como salada), 814 anfibios, 537 reptiles y 528 mamíferos dando un total estimado de 7864 vertebrados de los cuales 390 se encuentran en estado de amenaza y 43 en estado crítico.

Contamos con 70741 especies de invertebrados entre los cuales se encuentran los diferentes tipos de insectos, arácnidos, moluscos, corales, esponjas marinas y otros, de estos hay 100 especies en estado de amenaza, pero ninguna en estado crítico. Finalmente, en el grupo de las plantas encontramos un total estimado de 9410 especies de las cuales 745 están en estado de amenaza y 67 en estado crítico.

Los diferentes ecosistemas y pisos climáticos colombianos son los que hacen posible albergar un número tan grande de especies, sin embargo, las destructivas actividades humanas como la tala masiva de árboles, caza indiscriminada de especies para su comercio (se venden como mascotas, para consumir o utilizarlos en artesanías), la contaminación de cuerpos de agua y otras prácticas que generalmente buscan explotar recursos naturales para obtener beneficios económicos, han terminado por fragmentar y reducir el hábitat de incontables especies al romper con el equilibrio natural en el que solían vivir en sus ecosistemas, el docente de la facultad de ciencias naturales y exactas de la Universidad Surcolombiana Mauricio Carrillo entra en más detalle en el siguiente audio.

 

Fuente: https://www.renovablesverdes.com/42268-2/

La supervivencia de las tortugas marinas se ve amenazada desde hace décadas a nivel mundial, en Colombia la tortuga Carey es el blanco principal de la caza y tráfico ilegal, aunque la Alcaldía de Cartagena recientemente empezó a cerrar de manera gradual sus playas para proteger a la tortuga, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) la tiene en la categoría de peligro crítico de extinción desde hace años. El delfín rosado es una de las dos especies que habitan los 6000km del rio Amazonas, si bien tanto el delfín gris como el rosado sufren las consecuencias de la fragmentación de su hábitat, las investigaciones de Elizabeth Campbell y Joanna Alfaro (biólogas de la institución Prodelphinus) determinan que hay una mayor tendencia a la desaparición del delfín rosado. A pesar de la falta de información sobre esta especie los recientes esfuerzos de diferentes biólogos y organizaciones para identificar a los delfines no muestran cifras muy alentadoras al encontrar tan sólo 395 especímenes, un número que disminuye por las practicas pesqueras de las diferentes regiones que atraviesa el rio y el uso de partes del delfín como amuletos.

Otra de las especies amenazadas y representativas de Colombia que se puede encontrar en el departamento del Huila es el jaguar, el felino de mayor tamaño de todo el continente americano que ha visto una reducción de su población en un 45% y se encuentra extinta en países como Estados Unidos, El Salvador y Uruguay. Para Colombia aun no es muy tarde, las autoridades ambientales han realizado actividades de educación ambiental para que la comunidad se integre a los procesos de protección ambiental y en caso de que noten la presencia de un animal salvaje notifiquen a las autoridades en lugar de tomar acciones por cuenta propia que perjudiquen al ecosistema y sus habitantes.

El único oso nativo del continente suramericano (el oso de anteojos) cuenta con una población estimada de 8000 ejemplares según la WWF, la expansión de la frontera agrícola lo pone en estado vulnerable en la clasificación de la UICN. En años recientes, la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena (CAM) ha conformado grupos de monitoreo en articulación a otras entidades ambientales y los habitantes de la zona para preservar especies y recolectar más información acerca de estas, además de los grupos también se han implementado cámaras trampa que lograron capturar por primera vez desde hace años un registro oficial en video de dos osos de anteojos en diferentes momentos y locaciones (en la parte alta de la cuenca del rio de las Ceibas y la zona rural del municipio de San Agustín), las autoridades ambientales ven este hecho como evidencia de que las medidas de protección a la biodiversidad implementadas están funcionando.

Comparte