Nuevos lenguajes de protesta, desde las manifestaciones pacíficas

Comparte

En la ciudad de Neiva, salieron estudiantes, docentes, organizaciones y agremiaciones sociales, barras populares y demás, para demostrar la inconformidad que se presenta en la coyuntura nacional actual, la mayoría de estas se llevaron a cabo de manera pacífica, a través del arte, la música, asambleas, marchas.

Neiva, como muchas ciudades del país, se ha movilizado por las inconformidades que hay respecto al gobierno de Iván Duque y algunas reformas que se han presentado desde el mismo; asimismo, por otras exigencias a nivel local que se presentan en la Universidad Surcolombiana, tales como desacuerdos con hechos administrativos, puesto que no han garantizado la seguridad a la comunidad universitaria y con el cambio de mecanismo para la elección del rector, para que sea de una manera más democrática.

Las exigencias a nivel nacional que fueron llevados ante el presidente de la Nación por parte del Comité del Paro Nacional, se enfocan principalmente en 13 puntos:

Dichas exigencias, aparecen por trámites que se generan desde el Congreso de la República y que desfavorecen a la mayoría de la población, evidenciando nuevamente la desigualdad social que existe en el país. Es por ello, que se organizan y se inician las protestas. Pese a los diálogos que se han realizado con el presidente, no se ha llegado a ningún acuerdo, pues lo que el Comité del Paro exige es negociación y el Gobierno Nacional no ha accedido a ello.

A nivel local, además de las exigencias anteriormente nombradas, también existen otras que salen de los y las estudiantes de la Universidad Surcolombiana (USCO). Juan Camilo Forero, estudiante de Derecho de la Usco en la sede de Pitalito y representante de los estudiantes en el Consejo Superior Universitario (CSU), nos comenta sobre ello:

Es por esto, que estudiantes, docentes, agremiaciones sociales como la Central de Trabajadores de la Educación (CUT), la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), la Asociación Colombiana de Representantes Estudiantiles (ACREES), entre otras, salieran a movilizarse desde el 21 de noviembre hasta que se resuelvan las negociaciones con el Gobierno Nacional, por medio de marchas, plantones, asambleas y muestras culturales y artísticas; pese a que el 26 de noviembre se presentó un tropel entre los denominados “capuchos” y el ESMAD, como manifestación ante la inconformidad por el uso de la fuerza policial contra la comunidad que marcha pacíficamente y la frustración ante el asesinato de Dilan Cruz el día anterior, las demás protestas se presentaron de manera pacífica, demostrando un cambio en las maneras de manifestarse. 

Javier Soto, estudiante del programa de Derecho de la USCO, considera que de esta manera, se fortalece la democracia en el país y contribuye en el cambio de pensamiento sobre las formas en las que se manifiestan los desacuerdos con el gobierno en el país.

En la capital huilense se tomaron precauciones por parte de la Administración Municipal, por si se llegaba a presentar incidentes en las mismas, por medio de Consejos de Seguridad, en el cual se estableció el Decreto 0666 de 2019 (Web, página Alcaldía de Neiva) en el que se establecen una serie de medidas. De igual manera, la red hospitalaria del Huila se declaró en alerta amarrilla (Web, Gobernación del Huila) para activar los planes de contingencia a nivel departamental, en caso de suceder alguna emergencia.

Ninguna de estas precauciones fue necesaria, pues las protestas se desarrollaron pacíficamente, no obstante, se generaron en la ciudad informaciones falsas malintencionadas, con el fin de generar miedo entre la comunidad neivana para deslegitimar las protestas sociales, así lo considera Michel Pérez, docente de un resguardo indígena en el Cauca, pues para ella, quienes lo hacen son entes externos que ven las marchas como algo violento, negando el hecho de que la protesta social en Colombia es un derecho.

La Policía Metropolitana de Neiva, no accedió a dar información sobre el tema, argumentando que el Coronel Livio Germán Castillo Villarea no se pronunciaría al respecto. De igual manera, los medios de comunicación se enfocaron principalmente en el tropel, pues al realizar una búsqueda en la web sobre las manifestaciones en Neiva, solamente aparecen noticias de este tipo, mostrando, una vez más que en Colombia lo que más mueve la opinión pública sigue siendo los temas referentes a la violencia:

Búsqueda en la web sobre las manifestaciones sociales en Neiva-Huila.
Desde el Comité del Paro Nacional, en la Declaración del 11 de diciembre del presente año, de igual manera hicieron una denuncia pública sobre los abusos del poder por parte de la fuerza pública en las manifestaciones, pues están en contra de los hechos que han realizado desde las instituciones del Estado contra la población.

Fuente: Canal oficial en YouTube de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia – CUT-COLOMBIA.

Con todo y esto, la historiadora colombiana Diana Uribe, plantea la importancia del nuevo lenguaje en el cual se está expresando la comunidad colombiana, dejando atrás la ola de violencia que se ha presentado en la historia del país.

Fuente: Canal oficial en YouTube de la historiadora colombiana Diana Uribe.

Como se puede evidenciar la comunidad de la ciudad de Neiva, se manifiesta de manera artística, cultural y pacífica, demostrando el cambio de pensamiento y accionar entre los ciudadanos; con esto se genera una ola de esperanza en el país, en las que se buscan nuevas maneras de expresar inconformidades y las necesidades que tenemos. Asimismo, se evidencia que los estigmas y juzgamientos en contra de los manifestantes son falsos y que solo se generan para deslegitimar el derecho a la protesta social.

 

*Foto destacada tomada del portal web de Caracol Radio sobre la movilización pacífica en Neiva Huila.

Comparte