Problemática de escombros en Neiva, ¿De quién es la responsabilidad?

Comparte

Los residuos generados en las construcciones y remodelaciones requieren una disposición final diferente, y aunque instituciones oficiales tanto a nivel nacional como en la ciudad de Neiva han tomado medidas para garantizar que se haga, no han sido suficientes, pues se siguen viendo escombros en la vía pública y no se sabe exactamente de quien es la responsabilidad, si de los generadores, los transportadores o de las entidades de control. 

Durante los últimos años, la ciudad de Neiva ha venido presentado un importante crecimiento urbanístico, este se evidencia en las construcciones que se vienen llevando a cabo, especialmente a las afueras de la ciudad. No obstante, en las zonas residenciales y centro del casco urbano, también se adelantan tanto construcciones como remodelaciones, que como es de esperarse generan residuos que deben ser dispuestos de manera correcta. La responsabilidad de esa buena disposición es compartida entre quien los genera, quien los transporta y quien regula este proceso.

Los residuos de construcción y demolición, mejor conocidos como escombros, hacen parte de los desechos que deben ser manejados especialmente y dispuestos en lugares específicamente creados para tal fin. Con el objetivo de hacer frente y controlar este tema, la administración municipal cuenta con herramientas normativas como el Decreto Municipal 437 de 2017 (29 Págs.), por medio del cual se regula la Gestión Integral de Residuos de Construcción y Demolición en el Municipio.

El Secretario de Ambiente y Desarrollo Rural y Sostenible de Neiva, Cristian Polanco, explica el más reciente avance en materia normativa para mitigar el mal hábito de los transportadores de escombros de disponerlos en lugares no autorizados para ello, así mismo, menciona cual es la estrategia para generar una cultura de responsabilidad en cuanto al tema.

Cabe aclarar que aunque las 2 escombreras mencionadas por Polanco son las únicas autorizadas, según la administración municipal existen más de 40 escombreras ilegales en Neiva, que en realidad son lotes privados, la vía pública y hasta en las orillas de los ríos los lugares escogidos por quienes transportan los desechos para depositarlos.

Otra institución que tiene cartas en el asunto es la Policía Nacional, que en  la Ley 1801 de 2016, más conocida como el Nuevo Código Nacional de Policía y Convivencia, dedica el capítulo 2 a la limpieza y recolección de residuos y escombros, y en el artículo 111 define como comportamientos contrarios a la limpieza y recolección de residuos y escombros y malas prácticas habitacionales, entre otros, los siguientes:

“Arrojar residuos sólidos y escombros en sitios de uso público, no acordados ni autorizados por autoridad competente.”

“Arrojar basura, llantas, residuos o escombros en el espacio público o en bienes de carácter público o privado.”

“Propiciar o contratar el transporte de escombros en medios no aptos ni adecuados.”

“Transportar escombros en medios no aptos ni adecuados.”

“Arrojar en las redes de alcantarillado, acueducto y de aguas lluvias, cualquier objeto, sustancia, residuo, escombros, lodos, combustibles y lubricantes, que alteren u obstruyan el normal funcionamiento.”

Los ciudadanos que realicen las actividades descritas anteriormente se pueden enfrentar a multas entre 8 y 32 salarios mínimos diarios legales vigentes (Art. 180)

A pesar de medidas como las tomadas por la administración municipal y la Policía Nacional, aún es común ver escombros en la vía pública, lo cual deja en evidencia que ni los ciudadanos están siendo responsables de cerciorarse donde van a disponer aquellos que son generados en sus casas u obras, ni quienes se dedican a transportarlos al recurrir a sitios no autorizados para esa actividad.

Escombros

La forma más común de transportar este tipo de residuos desde el lugar donde los generan hasta el lugar donde son dispuestos, son los vehículos de tracción animal o “zorras”, como popularmente son conocidos, y aunque durante los últimos años se han venido reemplazando por motocarros por medio de un programa creado por la Alcaldía de Neiva mediante el Decreto N° 0530 de 2016(14 Pags.), los propietarios mantienen el servicio, pues de él es del cual proviene su sustento diario. “Uno sabe que no se pueden botar en cualquier lado porque lo pueden multar, por eso uno busca partes más bien solas y no tan visibles por la gente, para que no lo vayan a echar al agua” dice un conductor de uno de estos vehículos que, al saber que actúa en contra del Código Nacional de Policía y Convivencia, ha solicitado no revelar su identidad. Además agrega que “Uno va buscando donde hay algo para ir a botar, o a veces lo buscan a uno, pero no le preguntan a ver en donde los vamos a botar ni nada, muy pocos hacen eso.”

Cabe aclarar que las personas, especialmente cuando hacen remodelaciones en sus casas, prefieren contactar a este tipo de transportadores en vez de a una volqueta, ya que el valor del transporte es mas económico, pues los conductores de volqueta deben pagar en la escombrera a la que se dirijan para poder descargar allí, mientras los “zorreros” solo deben asegurarse de ir a aquellos lugares que ellos mismos han adoptado como botaderos.

Sin embargo, aunque ellos aseguren buscar sitios alejados o “solos”, hay varios sitios en la ciudad en donde la comunidad se ha quejado por la acumulación de escombros en la vía pública o terrenos contiguos a sus casas, cerca al Sena Industrial, el barrio El Triángulo junto a Banquetes Castillo y la Transversal 7 entre la Calle 64 y la Carrera 7 junto al Aeropuerto Benito Salas, la cual ya ha sido recuperada y se espera sea pavimentada próximamente, son algunos de los sitios donde se ha presentado inconformidad con la constante llegada de escombros.

Transversal 7 entre la Calle 64 y la Carrera 7 Transversal 7 entre la Calle 64 y la Carrera 7

Al hablar con algunos transeúntes que suelen usar el paso que va del Sena Industrial hacia el barrio La Trinidad afirman; “Se vuelve hasta peligroso, porque como botan de todo por ahí los indigentes vienen a buscar cosas para vender, incluso vienen a meter vicio por ahí” dice Sergio Guzmán, estudiante del SENA. Lorena Gutierrez, también estudiante, manifiesta que “Causa inseguridad porque como es una zona sin iluminación y es un trayecto largo, los ladrones se esconden en el monte cuando ya está anocheciendo para robar a la gente que pasa caminando.”

Vía a La Trinidad, desde el Sena Industrial

Vía a La Trinidad, desde el Sena Industrial

Ante este panorama, la problemática de los botaderos ilegales de escombros se convierte en un circulo vicioso, en donde unos le echan la culpa a otros. Mientras los ciudadanos reclaman mayor atención al tema por parte de la administración, esta procede a paso lento con las herramientas normativas del municipio y del país. Por otro lado, los “zorreros” mantienen neutralidad en el asunto, pues de cualquier modo, dicha problemática es la que les brinda el beneficio laboral.

Comparte