Vida y espíritu: el agua para el pueblo Nasa

Comparte

“El agua es vida, el agua muchas veces nos conduce a ciertos destinos pero el agua nunca tiene un fin (…) el agua siempre va a estar, siempre va a mostrar ciertas direcciones hacia donde nosotros queremos llegar” afirma Ximena Copaque, joven indígena Nasa.

Los Nasa (palabra que significa “gente”) son uno de los muchos pueblos indígenas milenarios que  habitan el territorio colombiano. Se distribuyen principalmente en los departamentos de Cauca (en el municipio de Tierradentro), Huila y Valle del Cauca, y desde esos departamentos enriquecen la diversidad cultural del país con sus creencias, sus prácticas culturales,su arte, sus tradiciones y sus increíbles historias narradas en el idioma Nasa yuwe.

Los Nasa, también llamados Páez, cuenta con rituales y creencias arraigadas a los espíritus de la madre tierra ( “Uma Kiwe” en el idioma Nasa Yuwe), los seres vivos, el territorio, el agua y muchos más. Los indígenas Nasa cuentan que su origen es el agua, por ello son conocidos como los “ Hijos del Agua y nietos del trueno”, pero ¿por qué?

Deily Ximena Copaque es una jóven indígena Nasa de 19 años perteneciente al Resguardo Juan Tama, un reasentamiento que se ubicó entre los límites del Huila y el Cauca tras la avalancha del Río Páez en el año 1994 que afectó a más de 15 municipios de dichos departamentos. Ximena cursa el séptimo semestre de la carrera de Administración de Empresas en la Universidad Surcolombiana y pertenece al Consejo del Cabildo Indígena Universitario. Con su cabello negro y lacio, su piel morena y una sonrisa brillante, la joven Ximena  cuenta la historia de por que al pueblo Nasa se le conoce como los “Hijos del Agua y nietos del trueno”,  remontándose a los orígenes de su pueblo, cuando una estrella se enamoró del agua.

Desde la infancia a los indígenas Nasa se les hereda el conocimiento de este pueblo y dentro de esos saberes ancestrales se les  enseña a amar y respetar a la naturaleza y el territorio, asimismo se les enseña que este último es un regalo de los espíritus para  todos y por ello hay que cuidarlo y honrarlo.

Ximena comprendió eso desde pequeña y por ello al preguntarle por alguna anécdota en la cual el ella  se haya dado cuenta del valor y el significado del agua, a pesar de saber desde siempre que el agua es un espíritu y que es importante para el indígena Nasa;  entre risas cuenta una historia graciosa de su infancia, pero más que eso, una valiosa epifanía que recordará toda su vida. 

En el territorio huilense se encuentran una gran diversidad ecosistémica y de fuentes hídricas, pues en él se encuentran ríos importantes como los de: Aipe, Baché, Bordones, Cabrera, Fortalecillas, Guarapas, Iquira, La Plata, Negro de Narváez, Páez, San Francisco, Suaza y Yaguará, y varias lagunas del Macizo Colombiano como La Magdalena. Pero es el Huila el departamento con más suerte, pues se  encuentra abrazado por uno de los ríos más importantes de Colombia: el Río Magdalena.

Para los Nasa – según cuenta Copaque- los ríos, las quebradas, las lagunas y las demás ecosistemas hídricos otorgados por la naturaleza, son espíritus. Por ello, la jóven Nasa recuerda que cuando llegó a Neiva uno de se grandes deseos y mayores anhelos era conocer el Río Magdalena, pero cuando llegó, sus gran sueño se hizo trizas al encontrarse con una terrible realidad:


Tras una breve conversación  con Ximena y escuchar historias y algunas creencias de la cosmovisión  Nasa sobre el agua,  uno podría concluir que debemos reencontrarnos  con la vida, con la madre tierra, con el agua.

Comparte