Colombia sinónimo de destierro

Comparte

Si bien lo dijo en algún momento Alberto Aguirre, periodista y escritor colombiano, exiliado en España, “No es la distancia el dolor: es la fuerza que impone la distancia”. Esta frase muestra el drama que significa tener que abandonar el lugar de origen por razones ajenas a la voluntad.

El destierro en Colombia ocurre cuando personas son obligadas a dejar sus lugares de origen por causa del conflicto armado, forzados a huir de sus tierras en medio de amenazas, fuego cruzado o represiones de los actores armados. También se puede evidenciar que el conflicto armado ha sido usado como instrumento de despojo de territorios codiciados por muy variados actores. Cualquiera que sea la razón, se ha demostrado que los excesos de violencia son también una estrategia de desplazamiento: las masacres, la tortura, las desapariciones forzadas, la sevicia, los asesinatos selectivos, las minas antipersonas, el reclutamiento forzado de menores de edad; todos los actos de violencia son expulsores, todos son un mensaje imperativo que conmina a las víctimas a abandonar su lugar. Tal es el caso de Linda Lizeth Córdoba, quien tuvo que abandonar su municipio, San Vicente del Caguán, Caquetá después de recibir varias amenazas y que asesinaran a su padre.

Según el Centro Nacional de Memoria Histórica, el 99 por ciento de los municipios colombianos han sido expulsores. A la luz de las cifras precedentes, no es excesivo caracterizar a Colombia como una nación de desterrados. En el Huila, conforme a la Unidad de Victimas, no se puede dar un número total de desterrados, teniendo en cuenta que una persona pudo ser desterrada en varios años; sin embargo, se estima que el año en que más destierros ocurrieron en el departamento fue en el 2007 con 18.271, según la RNI- Red Nacional de Información de la Unidad de Victimas.

Nuestro país, desde siempre ha vivido un conflicto armado cuasipermanente, con la presencia de agrupaciones insurgentes alzadas en armas de diferente ideología política, Colombia hace parte del grupo de países marcados por el drama del destierro o mal llamado ‘desplazamiento forzado’ y aunque la magnitud del fenómeno es de mayor alcance que el de muchos países en similares circunstancias, su situación no ha tenido el reconocimiento internacional suficiente y al interior del país el tema ocupa, entre la prensa y la opinión pública, lugares marginales, en las agendas de los gobiernos y de los grupos armados, sobre todo la de las grandes ciudades.

Los destierros han dado lugar a varias intervenciones internacionales, de varias ONG’s y de la misma población en estado de destierro, y a la expedición de la Ley 1448 de 2011, denominada «Ley de Víctimas y Restitución de Tierras”, que busca suplir las necesidades de la población vulnerable, a fin de garantizar el restablecimiento de los derechos que tenían antes del despojo de sus tierras. La Corte Constitucional colombiana, por su parte, en sus continuos fallos, ha establecido unas garantías procesales y ha otorgado unos derechos a la población desterrada, para lograr a cabalidad el cumplimiento de las leyes y programas de desarrollo convocados por el Gobierno, John Freddy Llanos, abogado de Unidad para las Victimas, habla al respecto

En Colombia, pese a la creación de instituciones que velan por el cumplimiento de sus derechos como víctimas, es necesario insistir en que todavía son opacas para la gran mayoría de colombianos las causas y consecuencias del destierro. Por consiguiente, muchas familias desterradas, como la de Linda Lizeth no reciben la ayuda necesaria para la superación del hecho y para la vida digna.

A la fecha, las autoridades colombiana poco o nada ponen en practica la sentencia T-227, de 1997 de la Corte Constitucional, que según el principio 18, ordena:
1. Los desplazados internos tienen derecho a un nivel de vida adecuado.
2. Cualesquiera que sean las circunstancias, las autoridades competentes proporcionarán a los desplazados internos, como mínimo, los siguientes suministros o se asegurarán de que disfrutan de libre acceso a los mismos:
a) Alimentos esenciales y agua potable;
b) Alojamiento y vivienda básicos;
c) Vestido adecuado; y
d) Servicios médicos y de saneamiento esenciales.
3. Se harán esfuerzos especiales por asegurar la plena participación de la mujer en la planificación y distribución de estos suministros básicos.

En cuanto a este tema, John Llanos de Unidad para las Victimas comenta que todo es un proceso, después de que la persona es registrada en el Registro Único de Población, se procede con el análisis de la situación para saber si se debe aplicar las medidas de atención inmediata, después de esto ya entra una serie de programas, un incentivo económico a través de la atención humanitaria e inclusión en programas sociales del Estado.

Se han asumido posiciones orientadas por la Corte Constitucional en el país, la cual se ha manifestado como la principal garante de los derechos de los desplazados, definiendo esta como:

Sea cual fuere la descripción que se adopte sobre desplazados internos, todas contienen dos elementos cruciales: la coacción que hace necesario el traslado y la permanencia dentro de las fronteras de la propia nación. Si estas dos condiciones se dan, no hay la menor duda de que se está ante un problema de desplazados. Está demostrado que el retiro del lugar natural que los campesinos tenían, no se debió a propia voluntad de ellos, sino a la coacción injusta de grupos armados que no solamente amenazaron la vida de los colonos de la hacienda, sino que les quemaron las casas y como si fuera poco ya han sido asesinados dirigentes de ese núcleo de desplazados.” (Corte Constitucional, sentencia T-227, 1997)

A pesar de la firma del Acuerdo de Paz, el destierro sigue siendo una realidad en el país. Según la Defensoría del Pueblo, 17.825 personas fueron desterradas en 2018. Los destierros permanecen, así como la crisis humanitaria que de este se deriva; aún cuando se han transformado las dinámicas del conflicto, estos seguirán siendo un factor importante por atender pero sobre todo por entender para su efectiva prevención.

Documentos destierro
Documentos destierro en Colombia
Comparte