El agua y el remo como símbolo de Paz: una apuesta de reincorporación en el Caquetá

Comparte

Integrantes de las extintas FARC-EP de la vereda de Miravalle, de San Vicente del Caguán, se tomaron los remos y el agua como símbolo de reincorporación y compromiso con los acuerdo de paz y la sociedad civil.

Las aguas que recorren cada límite del Departamento del Caquetá fueron un escenario de guerra dentro del marco del conflicto armado y la historia, es testigo de los más atroces actos que acallaron a muchos campesinos e indígenas que dentro de la manigua y las montañas del Caquetá clamaban por la paz; hoy, esos ríos representan unos pueblos sobrevivientes del conflicto, que le apuestan a la reconciliación, el perdón y a la no repetición. 

El Caquetá últimamente se ha visto enfrentado a nuevas confrontaciones armadas que pone contra las cuerdas los diálogos de paz, sin embargo, no se puede dejar a un lado los procesos de reincorporación y compromiso que tienen muchos excombatientes con los Acuerdos de Paz. Las dinámicas del conflicto armado han sido un factor determinante en la configuración social, política y económica de la región, puesto que este departamento fue un centro estratégico de guerra, donde las Farc-Ep usaban sus montañas como retaguardia ante la ofensiva  militar del Estado.

Sobre las márgenes de sus ríos aguardan muchas historia de la guerra y es donde se quiere seguir narrando historias de paz . El conflicto armado le dejó al Caquetá un total de 350.278 víctimas según lo registra la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UARIV), es por eso que con la firma del Acuerdo Final entre la guerrilla de las Farc-Ep y el Estado, algunos de los 120 reincorporados del antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR), ubicado en San Vicente del Caguán, y que es ahora la vereda de Miravalle, empezaron a desarrollar un proyecto de turismo de aventura que busca entablar nuevos lazos entre los actores sociales y consolidar los compromisos con el acuerdo de paz. 

El proyecto de turismo de aventura comunitario Caguán Expeditions es una alternativa que nació tras la firma de los acuerdos de paz  para la reintegración y la reconciliación entre excombatientes y la comunidad; además, de reconstruir la memoria histórica del Departamento, ya que, no solo se navega el río sino que se intenta recorrer la historia. Lina Remando es una de las líderes de este proyecto de turismo aventura y fue testigo del conflicto armado en Colombia, comentó que la iniciativa surgió como un trabajo social con los reincorporados, porque estaban convencidos que la mejor manera de construir reconciliación es por medio del propio trabajo comunitario, donde se piensa día a día nuevas formas de apostarle a la paz, “Porque la reincorporación no es solamente del guerrillero que deja las armas, sino de nosotros de la sociedad civil, cómo le vamos a apostar o que le vamos a aportar a ellos para que se sostengan en lo acordado… En San Vicente, estamos cansados de mirar la guerra”, comentó Lina. Asimismo, agregó que los acuerdos de paz, solo son un pacto entre los actores armados y el Estado, el verdadero proceso de paz se hace entre la gente. 

A lo largo de muchos años el municipio de San Vicente del Caguán fue uno de los territorios con más confrontación armada y entre las márgenes del río Pato que atraviesa  sus entrañas  surgió la llamada República Independiente del Pato, donde se dio origen a las guerrillas de las Farc-Ep, durante el Frente Nacional, fue éste el inicio de una guerra por territorio y coca; sin embargo, hoy ese río es símbolo de resiliencia, algunos reintegrados de las Farc-Ep de Miravalle, aprovechan sus corrientes  para el rafting, un deporte extremo que permite recorrer la puerta del oro de la Amazonia Colombiana.

Entre la guerra y la paz 

Los años 80-90 fueron una época difícil para el Caquetá a raíz de las extensiones de coca, al fracasar los diálogos del Caguán con el gobierno de Andrés Pastrana las Farc se tomaron gran parte del territorio, en especial los municipios de Puerto Rico, San Vicente del Caguán, Cartagena del Chairá, Solano, Solita, La Montañita, Paujil y El Doncello, donde, por medio del narcotráfico, se financiaba parte de la guerra contra el Estado. Este hecho dejó marcado a los pobladores de San Vicente del Caguán, los cuales eran relacionados con la “Zona de despeje”, el área que fue desmilitarizada para los fallidos diálogos de paz, esto generó que se construyera un ambiente de polarización y estigmas contra el Caguán por serEl territorio de la guerrilla.

Diálogos Caguan
Lugar donde se ubicó la mesa de diálogo de las FARC con el gobierno de Andrés Pastrana. María Luisa Moreno para CNMH, 2017

Con la firma del Acuerdo Final de paz en el 2016, las dinámicas del conflicto cambiaron, según lo muestra la Unidad para las Víctimas, para el 2002 se registraron 36.369 desterrados, cifra que disminuyó sustancialmente en comparación con el 2016, año en el que se registró un total de 4.946 desterrados. Con la dejación de las armas de los reintegrados de las Farc-Ep muchas de las zonas que estaban bajo el control del Bloque Sur fueron despejadas, por lo que en los últimos años se han impulsado nuevos proyectos de turismo, que se presentan como alternativa económica para el Departamento; según datos extraoficiales, el turismo en el Caquetá  ha estado creciendo y haciendo historia. El Viceministro de Turismo, Julián Guerrero Orozco le dijo a Radio Nacional de Colombia que se han venido desarrollando proyectos turísticos con los reintegrados de las guerrillas junto con la Consejería Presidencial para la Estabilización y la Consolidación, además que, “Se han invertido en temas de infraestructura, competitividad e inversión más de 35 mil millones de pesos en los últimos años”.

 

 

Sembrando Paz y construyendo historia

Remando por la paz
ARN Colombia, ‘Caguan Expedition’ es el proyecto productivo de rafting por el río Pato en San Vicente del Cagúan

Bajo la bandera de la reconciliación y la  no repetición, Hermide Linero, reincorporado de las guerrillas de las Farc-Ep y uno de los líderes de este proyecto de turismo de aventura nos habló sobre la intención de dejar las armas y tomar los remos como forma de reconstruir ese tejido social que rompió la guerra.

Esas verdaderas intenciones de cambiar los campos de batalla se vieron reflejados en el primer Campeonato Nacional de Rafting por la Paz, los reincorporados hicieron historia, el equipo “Remando por las Paz” conformado por 2 policías, 2 reincorporados y 2 miembros de la comunidad, hizo posible lo que nunca hubiera pasado en otro escenario. “Remando por la Paz es el equipo de rafting que cambió la lucha en el campo de batalla, por el trabajo en equipo en la competencia. Otra muestra más de que el deporte es la mejor herramienta de transformación social”, afirmó Ernesto Lucena, Ministro del Deporte, en Miravalle.

Para muchos, estos procesos son la materialización de lo consolidado del Acuerdo Final de Paz, Alex Soto habitante de la comunidad de San José del Fragua, y practicante de este deporte perteneciente al equipo de Tourventura, afirmó que el rafting es un deporte que trae esperanza para muchos reintegrados que nunca se imaginaron dejar las armas y tomar lo remos para construir nuevos caminos de paz, “No justificaría y no sería justo, que después de tantas luchas, tantos esfuerzos, se vaya un proceso atrás” afirmó Alex. 

La manigua llama a la reconciliación y al perdón, sus ríos hoy representan la lucha de unos pueblos que buscan cambiar la historia para empezar a construir nuevas narrativas de paz. Este deporte extremo rompió con las barreas históricas marcadas por el conflicto armado en Colombia, si bien, sigue habiendo actores alzados en armas, aun hay más del 90% de los exguerrilleros cumpliéndole a los Acuerdos de Paz.

Comparte