El debate de terminologías tras los acuerdos de paz

Comparte

¨Posconflicto” y “Posacuerdo”, dos de los términos mas usados actualmente, que surgieron a partir de la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP, para denotar la  finalización de la confrontación armada entres éstos dos actores del Conflicto. Pero, ¿Qué implicaciones tiene el uso de ellos? 

“El lenguaje ha creado al hombre más que el hombre al lenguaje”, son las palabras de uno de los biólogos más importantes del siglo XX, Jacques Monod. El lenguaje es un sistema de signos (orales, escritos o gestuales) que permiten comunicarse, expresarse y construir realidades a partir de la interpretación de ellas, este último según el texto El lenguaje crea realidades de la escuela de comunicación y desarrollo personal “Viventi”.

Tras la firma final de los Acuerdos de Paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP)  el 24 de noviembre del 2016,  en el Teatro Colón de Bogotá, se ha formado un fuerte debate que ha pasado inadvertido, y es la discusión en el uso del lenguaje para referirse a la era actual tras la firma de dichos acuerdos: ¿posconflicto o posacuerdo?

Sin duda alguna el término “posconflicto” es el más conocido, ya que ha tenido un gran eco mediático y en la esfera pública; esto debido al uso excesivo del término por parte de los medios de comunicación. Sin embargo, también se ha popularizado el término “posacuerdo” para nombrar el momento luego del Acuerdo de Paz. Hay que tener en cuenta que esta dualidad se da tras una realidad, y eso es que, según lo afirma Sonia Gómez en su columna ¿Posconflicto o posacuerdo?, “Los conflictos del país no desaparecen por una firma; lo que cambia es la forma de abordarlos”.

Hablar de posconflicto implica desconocer y olvidar que en la actualidad asesinan líderes y lideresas sociales; que hay disputas entre grupos armados ilegales y que en medio de éstas quedan los civiles; que existen amenazas y extorsiones contra la población del país; que colombianos son desterrados de la tierra que trabajan; que aún existen abusos por parte de las fuerzas militares; que continua la  vinculación de menores a grupos armados y pandillas; en fin, estas y muchas otras situaciones, hacen que resulte más adecuado hablar de posacuerdo con las FARC, pero este término resulta un poco fuerte ya que también implicaría desconocer que dichos acuerdos están siendo destruidos por la indiferencia del Estado bajo el gobierno del presidente Iván Duque Márquez.

Para William Parra, periodista experto en temas de conflicto armado, el término más adecuado es el de “posacuerdo” pues afirma que, “Todavía no ha terminado el conflicto en Colombia, más allá de que se desmovilice el ELN, se acaban los paramilitares, el narcotráfico (…) tiene que acabarse la desigualdad social en Colombia, cuando eso suceda podemos hablar de que se ha acabado el conflicto. Entonces, creo que podemos decir es que es posacuerdo, hay una acuerdo de paz con un sector que fue el de las FARC, que era el más grande, el más antiguo y el que más guerra tenía”.

Delimiro Moreno, periodista, escritor e historiador huilense,  también ha dado su opinión sobre el tema y se refiere a este debate de términos como una “Lucha o conflicto semántico”; asimismo, explica cómo ésta disputa está atada a múltiples interpretaciones ideológicas, políticas y económicas.

También han surgido otros términos como “posconvenio”, sin embargo, hay personas que no están de acuerdo con ninguno de los términos mencionados. Lester Fabian Garrido, politólogo y estudiante en la maestría de conflicto, territorio y cultura de la Universidad Surcolombiana, explica por qué no está de acuerdo ni con “posconflcito” ni con “ posacuerdo”.

Está más que claro que la guerra con las FARC-EP ha terminado, pero el conflicto aún se mantiene, en el entendido que gran parte del Acuerdo firmado entre las partes, el Gobierno nacional no lo ha cumplido. Igualmente el conflicto con la subversión, el paramilitarismo, las bandas criminales y las desigualdades sociales, políticas y económicas aún continúa, es por eso que el término “posconflicto” resulta inadecuado y utópico, puesto que, “El  posconflicto va a tomar al menos 2 o 3 generaciones, (…) -un poco más- para que la paz se integre estructuralmente a las regiones”, así lo plantea José Cepeda, periodista y politólogo colombiano.

A continuación, diferentes percepciones acerca del uso de estos términos.

Comparte