El deporte como resistencia en las filas de las Farc-Ep

Comparte

“cuando no estábamos en el campamento principal escuchábamos los partidos de la selección Colombia por radio”

A lo largo del tiempo, el mundo en general ha sufrido guerras que han perjudicado a muchas familias, dejando países en la total miseria y con sentimientos de zozobra. Así mismo, pese a que estos actos bélicos han perdurado en el tiempo siempre ha existido maneras de apaciguar esta situación y tomarse una pausa para realizar o practicar otras actividades. Un gran ejemplo de esto es lo que pasó en la antigua Grecia, donde el deporte fue una herramienta fundamental que sirvió como intermediario para mitigar lo que estaba sucediendo en el País. Los bandos que se encontraban en guerra decidieron realizar una “Tregua Olímpica” con el objetivo de que el conflicto se suspendiera durante un tiempo, para que los participantes de los juegos olímpicos, realizados en la ciudad de Olimpia, pudieran viajar y moverse sin ningún tipo de inconveniente.

Uno de los acontecimientos en los que el deporte ha influido de manera directa en los conflictos armados, y que ha sido recordado durante generaciones en el público amante del fútbol, fue lo sucedido en el año 2005, cuando Costa de Marfil se encontraba en Guerra Civil debido a un golpe de estado fallido que dejo dividido el país; un partido de fútbol logró cambiar las cosas, cuando Costa de Marfil le ganó a Sudan por un marcador de 3-1 clasificándose así por primera vez a un mundial, su jugador más representativo, Didier Drogba tomó el micrófono junto a sus compañeros de equipo, se arrodilló y pidió al país que se perdonaran y pusieran fin a la guerra realizando unas elecciones libres, lo que conmovió a todo Costa de Marfil y abrió el camino para ponerle fin al conflicto.

“Ciudadanos de Costa de Marfil, del norte, sur, este y oeste, os pedimos de rodillas que os perdonéis los unos a los otros. Perdonad. Perdonad. Un gran país como el nuestro no puede rendirse al caos. Dejad vuestras armas y organizad unas elecciones libres” Didier Drogba
Didier Drogba
Didier Drogba

En Colombia el deporte también ha sido parte fundamental a la hora de querer hablar de Paz, pues no hay ninguna duda que las personas que conformaron las Farc-Ep también son seres humanos, que tienen afinidades, que sufren, y sienten pasión hacia los deportes.

Desde que inició el Gobierno de Juan Manuel Santos, pudimos evidenciar su postura de intentar diálogos con los grupos armados. Una de las estrategias utilizadas por el exmandatario fue enviar mensajes directos a las Farc por medio de la televisión, estrategia propagandística denominada “Guerrillero: Desmovilícese y vuelva a jugar”, incluyendo el fútbol y aprovechando que en Colombia para el año 2011 se iba a realizar el mundial Sub-20; la primera propaganda, se basaba en lanzar balones firmados por los jugadores de la Selección Colombia a las selvas desde un helicóptero, con el mensaje “Su familia y Colombia lo esperan para ser un solo equipo, porque Colombia somos todos, desmovilícese y vuelva a jugar”. En la segunda propaganda, podíamos observar personas de distintas regiones sentadas frente al televisor con una silla vacía a su lado, mientras se escuchaba el mensaje “Guerrillero no lo piense más desmovilícese, aquí le guardo el puesto”. Estas estrategias ayudaron de alguna manera a que el actor del conflicto se sintiera identificado, como parte de una estrategia encaminada a los diálogos de Paz .

Según el estudio realizado por el CNMH en su informe “¡Basta ya!”, desde el año 1988 hasta el 2012 fueron reclutados 5,156 personas por los diferentes actores armados, muchos llegaron a conformar las filas de las Farc. Estas personas crecieron con el sueño de ser alguien importante en un futuro, incluso, algunos con la firme convicción de ser grandes futbolistas, pero todos esos sueños se nublaron a medida que pasaba el tiempo y se daban cuenta que la guerra les absorbía, asegura Jesús, Ex-combatiente:

Yo desde chino tenía mis sueños, tenía la idea de ser un gran futbolista, de jugar con esos jugadores que alguna vez miré por televisión, cuando se jugaban los partidos de Colombia, los partidos del fútbol colombiano; jugadores cómo Asprilla como el Pibe, así. Pero pues vivía en mi casa y la situación no era fácil, porque vivía con mi mamá; y un día llegaron los guerrilleros y me dijeron que si yo quería ir a la guerrilla, pertenecer a las Farc, que allá me pagaban bueno, que me iba a ir muy bien. Esa noche me quedé pensando, dije, pues imagínese si me da plata, imagino que por allá debe haber la replata; claro, esa noche casi no dormí pensando si me iba o no, mi mamá angustiada porque pues yo era la única compañía que ella tenía; así que esa noche, cogí mi maletíca y me fui. Y así fue que ingresé a las Farc y empecé a pertenecer a este grupo armado”.

Asimismo como sucedían combates y grandes caminatas de un campamento a otro, también había espacio para la diversión, para el deporte, y cómo no, para ver un partido del equipo de sus amores o de la Selección Nacional de Colombia, lo que evidencia que son personas con sentimientos que sufren y ven en el deporte una manera de aliviar las dolencias de la guerra.

El deporte, la guerra y la paz siempre han tenido un enorme vínculo a la hora de crear iniciativas para la reintegración y la solución a un conflicto armado. Según el reporte entregado por la  Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el 2003, se debe priorizar el deporte como la vía para solucionar un conflicto. “El potencial del deporte como herramienta para el desarrollo y la paz tiene todavía más para ser plenamente realizado. La utilización del deporte aun nos es tenido en cuenta entre las agencias de las Naciones Unidas. Mientras que el deporte y el juego son repetidamente reconocidos como un derecho humano, no siempre son vistos como una prioridad, incluso han sido llamado, “el derecho perdido”. El deporte es visto como un producto del desarrollo, no como un motor”.

Según este mismo reporte, “Las actividades físicas y de deporte apropiadas pueden jugar un rol significativo para prevenir así como ayudar a curar muchas de las enfermedades no transmisibles del mundo. La evidencia muestra que la participación regular en programas de actividad física proporcionan a todas las personas de una amplia gama de beneficios, físicos, sociales y de salud mental. Tal participación activa también complementa estrategias para mejorar la dieta, desalentar el uso del tabaco, el alcohol y las drogas y de aumentar la capacidad funcional.”

El psicólogo Carlos Bolivar, nos habla sobre la importancia del deporte en la salud mental de los excombatientes

Con la firma del acuerdo de paz con las FARC en Colombia y la reintegración de los excombatientes a la vida civil, el deporte está cumpliendo un rol muy importante, el pasado mundial de Rusia 2018 para muchos de ellos fue el primero que lograron ver sin temores o angustias y por el contrario vivieron con entusiasmo y alegría, ya que el deporte sirve como intermediario para unirlos con otras personas del común que no tuvieron que ver de manera directa con la guerra. Además, el deporte se debe considerar como una estrategia primordial luego del conflicto y necesario para evitar guerras a futuro.

“El deporte es una forma esencial de expresión humana capaz de acrecentar la dignidad humana y de fortalecer las sociedades en su conjunto. Esta es la razón de que el deporte sea tan importante… para edificar la paz y sentar las bases de un desarrollo…”. Irina Bokova (2014).

*Imagen destacada-Espn-

*Foto Didier Drogba-tomada del portal digital libertad digital-

Comparte