El malabarismo más que arte es una forma de conseguir el sustento diario

Comparte

El malabarismo es el arte de ejecutar movimientos corporales para así manipular uno o más objetos a la vez y crear una ilusión visual que genera una interacción con la audiencia. A través de esta práctica, los artistas no solo buscan exponer sus facultades artísticas sino generar ingresos para su sustento diario en las diferentes ciudades del país.

Malabarismo en Neiva

Las artes escénicas del malabarismo llevan siglos en el mundo, gracias a las habilidades y destrezas que los malabaristas han desempeñado en diferentes escenarios donde desarrollan día a día esta disciplina circense que se consolidó  durante la Edad Media cuando los malabaristas, trapecistas y acróbatas se conocieron como “Saltimbanquis”, debido a que eran personas que viajaban de ciudad en ciudad mostrando sus habilidades. Este tipo de arte callejero o no, se ha consolidado como una de las representaciones artísticas más características de los jóvenes, utilizando este medio como vocería en diferentes escenarios de participación no solo cultural sino política, económica y social.

Los espacios donde desarrollan sus habilidades, ya sean circos, teatros o las calles les permiten generar ingresos económicos para así poder mantenerse en la ciudad. Es por esto, que muchos jóvenes amantes al arte, día a día salen a las calles en busca de un lugar para poder mostrar sus capacidades y de esta manera, las personas le brinden una moneda o un buen gesto. Muchos malabaristas salen a las calles por pasión, por ver sonreír a las personas y buscar reconocimiento a su talento debido a que el malabarismo es una forma de vivir. Para Santiago Cardozo, malabarista de la ciudad de Neiva, los malabares son rutinas para despejar la mente, donde él no busca ningún beneficio económico sino que en los espacios donde realiza esta práctica las personas estén felices y puedan ver el trabajo que es hacer malabarismo.

Los artistas disfrutan cada escenario que tienen para poder compartir la técnica y habilidad psicomotriz que se obtiene con la practica y dedicación para así poder realizar malabares con distintos objetos frente a los espectadores que generalmente es efímera, debido a que la mayoría de estos acróbatas esperan que se encienda la luz roja de los semáforos para mostrar su arte en unos segundos y a cambio de esto recibir dinero. Para la realización de este, se utilizan diferentes herramientas como pelotas, aros, bastones, platos chinos e incluso machetes, cada día se ha implementado más esta habilidad debido a que organizaciones de diferentes países hacen encuentros de malabaristas para compartir experiencias y saberes.

Desde hace muchas décadas los artistas circenses no solo realizan los malabares por transmitir algo sino que también lo hacen para poder mantenerse económicamente viendo este como su trabajo y la forma de ganar dinero. Es por esto, que muchos de ellos salen a diferentes lugares de las ciudades para realizar lo que tanto saben hacer y de esta manera ganarse la vida realizando sus acrobacias ya sea en compañía o individualmente. 

Debido a la poca oportunidad de trabajo en el departamento, muchos huilenses optan por el empleo informal para así poder sobrevivir económicamente en un país que está sometido a la economía del “rebusque”. Son diferentes las actividades que realizan las personas informalmente y en algunos de los casos trabajan desde sus casas, realizan manualidades o  sacan provecho de sus habilidades artísticas para así generar ingresos y poder suplir necesidades básicas tanto familiares como individuales.  De diferentes formas muchas personas apoyan el arte callejero y contribuyen a la motivación de los artistas para seguir impulsando la cultura en la ciudad.  Jhon Ospina, Habitante de la ciudad de Neiva, dice: “Los malabaristas en las calles no cobran por el arte, debido a que las personas son libres de dar algo dinero o de no hacerlo, simplemente muestran sus habilidades para brindarle a la gente distracción y felicidad”.  Es muy común que en las calles no solo de Neiva sino del País, se observen malabaristas en los semáforos, parques o lugares públicos haciendo estas puestas en escenas.

Así como hay muchas personas que valoran y apoyan el arte callejero, hay otras tantas que no lo hacen, debido a que piensan que esto lo que hace es fomentar la delincuencia en la ciudad debido a que lo ven como un método de distracción para que otras personas puedan delinquir mientras la gente se distrae con estas artes, incluso, algunos llegan a pensar que la policía debería de tomar medidas sobre esto, a continuación escucharemos un audio sobre la opinión de la ciudadana Rosa Álvarez que no está de acuerdo con este tipo de arte.

La ciudad de Neiva en el ultimo reporte trimestral del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) del año 2019, se encuentra ubicada en el noveno lugar de las ciudades con mayor desempleo, teniendo un porcentaje de 12,7. Esto significa que la ciudad ha incrementado el numero de desempleados para fin de año, debido a que el ultimo trimestre del año 2018 el porcentaje en la capital huilense era de 11,3% teniendo así un incremento de 1,4%.

 

 

Estadística sobre empleo informal en la ciudad de Neiva a final del año 2018 y 2019. Fuente: DANE

En la siguiente linea de tiempo se da razón sobre el porcentaje de desempleo en la ciudad de Neiva en los años 2018 y 2019, evidenciando que en el ultimo trimestre del ultimo año se incrementaron los indices.

Para algunas personas el malabarismo es una forma de rebusque mientras que para otras es solo arte, pero lo que tienen en común es que los dos disfrutan  su quehacer y son remunerados. ¿Será que los malabaristas callejeros se ven sometidos a ver el arte del malabarismo como trabajo, debido a su amor por él o por el desempleo que presenta la ciudad de Neiva?. 

Es cierto que en la ciudad ha aumentado el desempleo por lo que muchos neivanos tienen que tomar alternativas de trabajo, y una de estas es desempeñarse en algo que saben y que les apasiona como lo es el arte callejero, muchas son las personas que se paran en semáforos, que van a restaurantes a cantar o que simplemente se sienta con sus manillas a vender. Es por esto, que los artistas piensan que más que el dinero lo que les interesa es mostrar arte, que las personas puedan darse cuenta del trabajo y dedicación que este tiene y que sonrían al verlos.

Sergio Cuenca, malabarista de la ciudad de Neiva desde hace más de 5 años, dice que el malabarismo no es un pasatiempo sino una profesión, debido a que en cada semáforo o parte de la ciudad donde realizan sus malabares solo hay artistas que no son reconocidos pero que han tomado la decisión de vivir gracias a lo que aman hacer. Mientras, que para Andrés Mosquera, también malabarista, este fue un oficio que tuvo que aprender debido a la falta de oportunidad laboral que hay en la ciudad de Neiva, dice “Poco a poco le he ido cogiendo cariño a esto, empecé a hacerlo porque necesitaba dinero y esto me gustaba y me causaba curiosidad  ver en las calles a mis amigos realizando malabares con diferentes objetos, pensé que seria una buena opción para salir adelante, tuve que aprender para luego salir a las calles y con el tiempo me he ido puliendo”.

Los dos malabaristas concuerdan con que  este arte se debe realizar con amor debido a la dedicación y compromiso que tiene el mismo. El Psicoanalista Julián Vanegas López, docente del programa de psicología de la docente del programa de psicología de la universidad Surcolombiana,  los artistas callejeros no se dedican a esto por el desempleo sino que lo hacen para ser autónomos “Los malabaristas quieren ser independientes, quieren vivir de lo que se expresan de lo que les gustan, de lo que sienten”, en el siguiente audio escucharemos su opinión completa.

En el siguiente video, Mario Garcia, artista callejero nos cuenta sobre su experiencia en el malabarismo y en las calles de la ciudad de Neiva, Huila.

Comparte