El posconflicto en el departamento del Huila

Comparte

Después de la firma del acuerdo de paz, mucho se ha hablado sobre el manejo actual del gobierno frente a los acuerdos con las FARC-EP. En el departamento del Huila, según la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación (CSIVI), instancia creada por el Acuerdo Final de Paz entre las FARC-EP y el gobierno colombiano, no todos los acuerdos se están cumpliendo y como medida, buscan denunciar ante entidades internacionales.

En el 2016, el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC-EP firmaron el ACUERDO FINAL PARA LA TERMINACIÓN DEL CONFLICTO Y LA CONSTRUCCIÓN DE UNA PAZ ESTABLE Y DURADERA, Acuerdo, que dio fin a una confrontación armada entre estos dos actores por más de 5 décadas y que generó aproximadamente 8,8 millones de víctimas. Un proceso de más de 30 años en busca de una consolidación, que Juan Manuel Santos y su mesa de trabajo en la Habana (Cuba), consiguieron después de años de negociación con el grupo armado, liderado por Rodrigo Londoño, que en la guerra se le conoció como “Timochenko”. El Acuerdo de Paz, entre otros varios propósitos, tiene el de permitir la participación política de las FARC-EP sin el uso de las armas, permitiendo que la Organización dejará de estar levantada en armas y que se convirtiese en un partido político legal. Para garantizar esto, el partido político Fuerza Alternativa del Común (FARC), recientemente convertido en Partido Comunes, cuenta con cinco curules en el Senado y en la Cámara de representantes, que aseguran su participación. Por su parte, el Estado se comprometió a garantizarles protección una vez el desarme, para evitar una historia similar a la que vivió la Unión Patriótica (UP), quienes después de desmovilizarse fueron perseguidos y asesinados.

Después de la firma en 2016, uno de los primeros pasos a seguir fue la entrega de armas y la reinserción de los desmovilizados a la sociedad, un proceso largo que se realizó con ayudas de diferentes instituciones creadas para este propósito como la Comisión de la Verdad y la Jurisdicción especial para la Paz (JEP); quienes se encuentran en gran parte del territorio colombiano, y buscan en compañía de los actores del conflicto y sus víctimas, la verdad y la reconciliación.

Las consecuencias del proceso de paz en el Huila

El proceso de posconflicto no ha sido como los pactantes del Acuerdo y el País lo esperaban; según denuncias de la ONU en 2020, la violencia en Colombia no cesó después de la firma de los acuerdos, el aumento en las cifras de líderes sociales asesinados y masacres en el país, así lo confirman. En entrevista con El Digital, Daneyro Santamaría, excombatiente de la columna Teófilo Forero de las extintas FARC-EP y quien trabaja en la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación (CSIVI), comenta sobre cómo ha sido el proceso de paz en el Huila. En la primera parte de la entrevista, Daneyro cuenta su paso por las extintas FARC-EP y el proceso que vivieron los excombatientes mientras se establecía la Mesa de Diálogo en Cuba

De igual forma, los reinsertados se han encargado de denunciar ante entidades internacionales la falta de cumplimiento de los acuerdos por parte del Gobierno de Iván Duque. En el departamento del Huila, la participación política de los reincorporados es casi inexistente, debido a las propagandas de odio que circulan entre los huilenses hacia la excombatientes. Además, denuncian la poca inclusión y oportunidades de trabajo para quienes hacían parte del grupo armado, y que no son consideradas como sobrevivientes del Conflicto Político, Social y Armado. En la segunda parte de la entrevista, el Daneyro comenta las dificultades para poder beneficiarse de los acuerdos como desmovilizados y habla sobre el trabajo en conjunto con la Comisión de la Verdad en el Departamento

La principal entidad que se encarga de manejar el posconflicto, es la Comisión de la Verdad, liderada en el departamento del Huila por Andrés Restrepo, cuyo principal objetivo es esclarecer lo ocurrido durante los años de conflicto en Colombia. Cada departamento del país cuenta con una comisión encargada de crear escenarios entre sobrevivientes y victimarios del conflicto, espacios de reconciliación y de reconocimiento de responsabilidades por parte de los actores, con el propósito de conocer la verdad y sobre todo, evitar la repetición de estos hechos. En el próximo mes de diciembre, la Comisión de la Verdad mostrará el avance de su proceso y su aporte en la búsqueda de la verdad, después de cinco años de firmados los acuerdos. Andrés Restrepo, líder de la Comisión de la Verdad en el departamento del Huila, 

Tanto excombatientes como civiles, reconocen la importancia del trabajo colectivo con entidades como la Comisión de la Verdad, quienes han permitido esclarecer y llevar a cabo el principal objetivo del Acuerdo, encontrar la paz dentro de las mismas comunidades y en cada uno de los actores involucrados en el conflicto. En este sentido, aunque no todos los acuerdos se han  cumplido, ha habido algunos avances en el posconflicto gracias a este tipo de organizaciones.

Comparte