El rol del periodista en el conflicto armado bajo la mirada de William Parra

Comparte

William Parra, reportero por convicción como él se define, además de ser un optimista que ve en las utopías la construcción mancomunada de proyectos posibles y viables, es un hombre que deposita su confianza en las diversas luchas que emprende la sociedad. En el largor de su carrera periodística – a la que él y Gabo llaman el oficio más lindo del mundo- se ha dedicado desde hace más de treinta años a cubrir no solo el conflicto político, social y armado colombiano sino también las guerras originadas entre países de medio oriente.

El pasado 9 de febrero en la ciudad de Neiva  en el marco de la  celebración del día del periodista y los premios Reinaldo Matiz,  se llevó a cabo un evento organizado por parte de la estudiante de comunicación social y periodismo Jessica Ferreira en la Universidad Surcolombiana donde se realizó un encuentro entre periodistas y estudiantes con  el fin de conmemorar y brindar un espacio de integración y aprendizaje.

Este evento que se llevó a cabo en el auditorio Olga Tony Vidales tuvo como invitados a algunos periodistas como William Parra, Víctor de Currea Lugo y Marcela Pulido de los cuales solo asistió William Parra, quien además hizo oportuno el momento para presentar su reciente documental “Para la guerra nada, todo para la paz”.

Con su relevante participación en el marco del conflicto armado en Colombia y el posconflicto, William Parra mantuvo una importante intervención en la cual enseñó y relató a través de sus experiencias el trabajo como periodista, y su destacada participación dentro de la construcción de paz. Pues hace más de 30 años que se dedicó a cubrir el conflicto y no solo en Colombia sino en el medio oriente como los enfrentamientos en Siria y Líbano. La reflexiones que hace en comparativo con el panorama de colombiano tales como las víctimas que deja la guerra y las causas por las cuales se dan (el poder económico y territorial) son los mismos.  

El documental presentado “Para la guerra nada” así como él lo describe hace un importante recuento de lo que ha sido el conflicto armado en Colombia y que aún sigue, expone las principales causas que han llevado a que se den estos enfrentamientos,  tales como la desigualdad que hay en el país y la mala distribución de los recursos. Dentro del análisis de William,  se explica la incidencia de los medios de comunicación ante  las formas y narrativas que se hacen presentes para solo ver la cara de una moneda, no mostrar la realidad como es, y desinformar a las personas.  De acuerdo a esto se ve  importancia del rol que tienen los periodistas al “contar la otra versión” de cada historia.

Para poder contar el conflicto armado en Colombia se necesita la verdad sin ocultar a ningún actor de éste  y mostrar las diferentes miradas y versiones que muchas veces por miedo no se revela. Esto es por lo que se ha esmerado William al momento de contar lo sucedido y por eso asegura muchas veces lo han intentado matar y lo han perseguido para callarlo. En su documental los dos actores principales son la paz y la guerra, estos son los dos que siempre han estado en la historia de Colombia, asegura William.

Así lo hace en su documental debido a que presenta la confrontación directa entre quienes quieren la paz y quienes la guerra, se personifica estos dos actores para poder ponerle cara a la guerra.

Un ejemplo de esto cuando en el año 2006, Parra, quien trabajaba para el canal de Telesur es enviado como reportero especial para  cubrir los conflictos de Medio oriente. Líbano fue el  país que lo recibió y en el que durante treinta y cuatro días presenció de primera mano los estruendosos impactos que dejó el Ataque Israelí. “Cuando yo fui a esa guerra, pensé que en Colombia ya había visto todo lo que tenía que haber visto – bombardeos, muertos, enfrentamientos- pero, cuando llegué ahí me di cuenta de otra cosa; una guerra de esas  dimensiones es absolutamente diferente a un conflicto como el que vivimos en Colombia” asegura William.

Dentro de las tantas experiencias que tiene por contar, hay una en particular que le permitió ahondar en las causas que impulsaba a la Guerrilla islámica Hezbolá a detener arbitrariamente a periodistas. Transitaba por una calle cualquiera cuando tras observar los desastres de los bombardeos decidió pausar el curso de su recorrido para grabar los efectos de tal flagelo; tres minutos más tarde, de la nada arribaron miembros del Hezbolá que con el ánimo de parar el registro audiovisual del lugar le quitan la cámara, el computador y demás herramientas propias del oficio. Luego de su detención por más de dos horas,  descubrió el argumento de peso por el cual dicha organización lo retenía a él y a sus colegas, al parecer entre los periodistas que iban a capturar las atrocidades de la guerra, el Mosac (cuerpo secreto de Israel), tenían infiltrados que en medio de la labor de reporteria colocaban unos chips en cada uno de los edificios en los que había un miliciano, tan pronto la defensa de Israel recibía las coordenadas, enviaba a las aeronaves que al cabo de unos minutos bombardeaba exactamente las zonas en las que estaban situados los integrantes de la guerrillera Libanesa.

Gracias a esa nueva modalidad de guerra, el gobierno Colombiano pudo atacar a varios campamentos de las FARC. El primer campamento atacado fue el de Martin Caballero situado en la región Caribe del país. Una guerrillera perteneciente a este frente había salido del campamento rumbo Cartagena, allí ya identificada, la capturaron, la sedaron y en aquel lapso mientras dormía le pusieron un chip que les permitió rastrear la ubicación de Caballero.

La última guerra que cubrió fue la de Siria. A pesar de ocho años de guerra, este país ha continuado produciendo comida. Estuvo en varias ocasiones en Siria, la primera de ellas estuvo 35 días en Alepo,  una ciudad al norte de Siria a 50 kilómetros de la frontera con Turquía donde se estaba desarrollando la guerra más complicada. Allí conoció quienes conforma el estado Islámico, el estado islámico está conformado ex combatientes de Alcaeda y por un sinnúmero de mercenarios del mundo entero. Era interesante cubrir la guerra porque desde que esta se volvió inteligente, quienes bombardean saben a qué punto en específico atacar.

Esta transición desde diferentes espacios del conflicto le otorga a William aquellas habilidades  analíticas para narrar la verdad y contribuir al rescate de la memoria histórica del país, como también a la educación de una sociedad más consiente de las realidades. Su producto documental ha sido presentado ya dos veces,  la  primera fue el 4 de diciembre  en Bogotá en el marco de #IndependenziaFest específicamente en el festival de  cine #FotogramasEnResistencia. Se espera que se transmita nuevamente a través  del canal árabe Al-Mayadeen (mismo por el que fue producido) y así seguir aportando por medio de  esta pieza creativa a la consolidación de una nación en paz.

Comparte