Humedal El Chaparro, un importante corredor ecológico

Comparte

Los Humedales son ecosistemas estratégicos para la biodiversidad de un territorio. En la ciudad de Neiva no hay una caracterizaciones de humedales por parte de las instituciones ambientales y por lo anterior, se han visto amenazados por muchos años.

HUMEDAL EL CHAPARRO LOS COLORES

El Humedal El Chaparro Los Colores, llamado así por el árbol El Chaparro que allí se encuentra, se ubica en el oriente de la ciudad de Neiva, entre los barrios El Tesoro y Los Colores, de este último recibe su segundo nombre. Constituye un corredor ecológico muy importante ya que las aguas provienen de las cuencas hidrográficas de El Chaparro y la Barrialosa, que a su vez son parte del río de las Ceibas que desemboca en el río magdalena. Los Humedales se caracterizan por sus suelos arcillosos, que permiten retener el agua, su geoforma de cubeta, que limita el agua, y por la presencia de plantas hidrofitas, que permiten que el agua se evapore más lento. Su importancia yace en ser una fuente de vida y biodiversidad de muchas especies, no solo de aquellas que viven allí, sino también de aves migratorias que vuelan según las estaciones, por toda américa, en busca de agua y alimento.

Con la contaminación, el consumismo poco ético, el cambio climático, la urbanización desenfrenada y la corrupción, este ecosistema se ha visto muy afectado. El Instituto Geográfico Agustín Codazzi, por solicitud de la Universidad Surcolombiana, impulsado por la Concejala y Profesora Leyla Rincon, realizó un estudio multitemporal de zonificación ecológica que mostró a través de un recorrido fotográfico que desde 1993 al 2014 el área del ecosistema se redujo en un 74.6% debido a las nuevas construcciones de urbanismo que se hicieron. En 21 años pasó de ser un territorio de 21.9 a 5.7 hectáreas. El estudio también evidenció que el Humedal es una fuente hidrográfica muy importante para la ciudad y con base en este, la Concejala y Profesora Leyla Rincón, publicó un libro llamado “Transformación Microcuencas Hídricas del Oriente de Neiva”, donde caracteriza a las especies que allí habitan y demuestra que el Humedal es natural y muy necesario para la biodiversidad del sur del país.

 

Lo anterior, un ejemplo de algunas especies que podemos encontrar caracterizadas en el libro de la Profesora Leyla. Entre estas especies podemos encontrar la Utricula Amethysina, un planta carnívora que es el claro ejemplo de la biodiversidad que existe en el Humedal. También especies de aves migratorias que vienen desde Canadá en busca de alimento. Espor esto que, si el Humedal llega a secarse por completo, implicaría una afectación grave a las redes tróficas que se tejen en este ecosistema, ya que cada especie juega un rol en esta jerarquía para mantener un orden. Nos cuenta la profesora Leyla, en una entrevista reaizada por El Digital, que en su libro solo caracterizaron aves, anfibios, reptiles y plantas, no obstante, todavía queda el trabajo de seguir estudiando especies de insectos y peces.

Con las intervenciones al Humedal, como el proyecto de compensación excavaciones para realizar vox coulver (drenajes) por inversiones El Chaparro para el urbanismo, no solo se han visto afectados los animales que allí habitan o migran, sino también las personas que habitan en la comuna 10 ya que por años el Humedal fue una fuente de alimento, trabajo e incluso agua para las primeras familias que habitaron a sus alrededores. También, significaba un espacio de convergencia para familias que llegaban allí a hacer sus paseos de olla, bañarse y disfrutar de la conexión con un ecosistema tan rico como el Humedal El Chaparro. Con la llegada desmedida del Urbanismo, los animales empezaron a verse desplazados de sus hábitats. Muchas ranas salían del Humedal y terminaban en las casas aledañas, una babilla salió del agua y se murió, búhos se electrocutaban en los transformadores, habían incendios, sequías, etc.

El Digital entrevistó a Jaime Navarrete, miembro del colectivo ambientalista Globo Verde y a la profesora y concejala Leyla Rincón respecto a los Humedales e el audio a continuación. Canción “Pal Monte” de La Muchacha de fondo.

Afectaciones al Humedal 

En el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de 2009 no se contempla al Humedal, se pasa por alto el ecosistema y de esta forma se legalizó el poder urbanizar la zona. La Corporación Autónoma del Alto Magdalena (CAM), máxima autoridad ambiental después del ministerio de ambiente, ha ignorado en múltiples ocasiones los estudios que reiteran la importancia del Humedal para la ciudad. El libro de la Profesora Leyla Rincón fue expuesto y socializado con el director de la CAM, aún así, este hizo caso omiso y siguió concediendo los permisos ambientales a las constructoras con base en “estudios insuficientes” afirma la Profesora Leyla Rincón en una entrevista con El Digital, que determinan al Humedal como artificial. Así pues, las constructoras han canalizado la laguna y de esta manera secado por completo hectáreas enteras del ecosistema para la construcción de conjuntos residenciales. Incluso, visitando el Humedal se puede apreciar una zona delimitada por paneles de metal y letreros de “propiedad privada”.

En consecuencia, se ha gestado una lucha por la defensa de los humedales en Neiva que viene dándose desde hace ya más de 20 años. Se han realizado jornadas de limpieza, movilizaciones, sembratones, se ha interpuesto una acción de tutela que fue declarada como improcedente, se recogieron firmas para realizar un cabildo abierto, entre otras cosas. Ahora recientemente, se realizó una Vigilia por los Humedales, actividad de pedagogización y protesta en rechazo a las estigmatizaciones hechas por el Obispo Froilán Casas Ortíz, en una columna de opinión en el periódico de La Nación donde llamaba a los defensores del ambiente “…una caterva de ignorantes que hacen mucho ruido y salen a la palestra convenciendo a los ingenuos e ignorantes, que se vuelven portavoces, oyendo cantar al gallo, pero sin saber dónde”. La Vigilia consistió en una peña cultural, acampada afuera de la catedral y la exigencia de establecer una mesa de trabajo para generar los diálogos por la protección del Humedal.

A raíz de la Vigilia “Se concreto una mesa de diálogo ciudadano entre distintos actores, también de la sociedad civil y la iglesia, representada en el mismo Obispo Froilán Casas, para sentarnos a plantear una ruta que permita caracterizar los 33 humedales que ya ha identificado la Universidad Corhuila y la Fundación El Curíbano para que sean reconocidas como áreas protegidas y ecosistemas estratégicos dentro del Plan de Ordenamiento Territorial de la ciudad de Neiva que se va a comenzar a discutir este año. No podemos permitir que pase lo mismo que ocurrió con el Humedal El Chaparro y, aunque sigue la lucha, ya los efectos y los daños que han causado las constructoras parecen irreversibles. De modo que esta mesa, busca precisamente defender los Humedales que nos quedan en la ciudad” nos cuenta Jaime Navarrete, miembro del colectivo ambientalista Globo Verde.

La CAM se pronunció respecto a la vigilia y aseguró que el Humedal si cuenta con un Plan de Manejo Ambiental que buscar proteger este ecosistema estratégico para su conservación y uso sostenibles. “Lo que se pretende es que sea un espacio verde de ciudad para la educación ambiental, el conocimiento y el disfrute de sus servicios ecosistémicos. Existe un consenso sobre la necesidad de desarrollar una serie de acciones de protección y manejo del humedal, dada su importancia ambiental estratégica”, explicó Camilo Perdomo Agudelo, Director de la CAM para el periódico Diario del Huila.

Queda por ver la correcta implementación de la mesa de diálogo y la alianza entre lideres ambientalistas y las instituciones con el fin de proteger, no solo el Humedal El Caparro, sino también todos los ecosistemas de humedal estratégicos para la ciudad de Neiva. Con el fin de resaltar la biodiversidad mostramos a continuación un video con tomas del Humedal El Chaparro al ritmo de la canción “Pal monte” de La Muchacha.

 

 

Comparte