Incongruencias entre estudiantes de la Universidad Surcolombiana por el cese de actividades indefinido

Comparte

Pese a que a través de una asamblea multiestamentaria donde asistieron por lo menos 4 mil estudiantes y se concluyó un cese de actividades para que la USCO se sume al paro nacional, un grupo de estudiantes pretenden revocar dicho paro buscando que les garanticen el derecho a la educación.

Por: Juan Camilo Ortiz

La Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior (UNEES) convocó a las universidades públicas del país a unirse al paro nacional por la defensa de la educación superior. Desde la multitudinaria marcha estudiantil del 10 de octubre, varias universidades se han declarado en cese de actividades. Las movilizaciones responden a un déficit en la educación pública, que se estima en 3,2 billones de pesos en funcionamiento y 15 billones en infraestructura, de acuerdo con el Sistema Universitario Estatal (SUE).

A través de una Asamblea Multiestamentaria,  la USCO se sumó al paro nacional desde el pasado 24 de octubre donde se aprobó por aclamación “iniciar un Paro Indefinido con cese total de actividades académicas en la sede principal en Neiva, como forma de protesta para reclamar al gobierno de Iván Duque respuesta positiva al Pliego Nacional de Exigencias que le presentó recientemente la Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior  UNEES, así como a las demandas de ampliación del presupuesto que han elevado los rectores de las 32 Universidades Públicas del país”.

Conozca el pliego de peticiones

Pliego Nacional de Exigenci… by on Scribd

La Administración de la nueva rectora, Nidia Guzmán, apoyó al paro nacional con la participación de los docentes y la planta administrativa donde se manifestaron en conjunto con estudiantes en las calles de la ciudad para alzar sus voces a favor del financiamiento de la educación superior.

Fotografía Diario La Nación

El presidente Iván Duque y los rectores de las 32 universidades públicas llegaron a un acuerdo para resolver el desfinanciamiento de las universidades públicas con la transferencia de la nación para funcionamiento de las instituciones de educación superior públicas crecerán en el IPC + 3 puntos porcentuales en el año 2019, y entre el 2020 y el 2022, los recursos aumentarán el IPC + 4 puntos porcentuales, que traduce un 1,1 billón de pesos para las universidades.

Fotografía El Tiempo

A pesar de esta noticia, los docentes y estudiantes de las universidades no consintieron esta decisión y decidieron mantener el paro al no sentir garantías suficientes ya que ese 1.1 billones de pesos se repartirá en los cuatro años, lo cual no es suficiente. Los estudiantes demandan $3,2 billones al gobierno para funcionamiento y $15 billones en infraestructura.   

Vídeo de Nación TV. Estudiantes inconformes con propuesta del presidente Duque

Ante esta negativa de reiniciar clases y bajo la amenaza de una posible cancelación del semestre, algunos estudiantes de la Universidad Surcolombiana están emprendiendo una campaña para levantar un derecho de petición para que la universidad garantice el derecho a la educación de aquellas personas que están en desacuerdo con continuar el paro.

Dentro de la respuesta a esta exigencia de algunos estudiantes, la universidad Surcolombiana y el Concejo Académico se manifestaron a través de un comunicado indicando que realizará una asamblea este 9 de noviembre en el edificio de posgrados para “tomar decisiones con relación al calendario de actividades académico-administrativas para el segundo periodo del 2018”

Esto ha causado coyuntura entre los estudiantes líderes del paro estudiantil que siguen con la lucha en firme de mantener el cese de actividades reclamando su legitimo derecho a la protesta y garantías en la educación pública. Por otro lado, la contra parte, pretende instaurar medidas alternas para que se les sea respetado el derecho a la educación en representación de quienes no sienten que el paro de actividades académicas indefinido y total como un acto que beneficie a muchos estudiantes.

Dentro de los argumentos expuestos de cada parte, los estudiantes que buscan revocar el paro dicen que la prolongación del este afecta a los estudiantes que viven en otros municipios y son de bajos recursos; viola el derecho al trabajo al no permitir laborar al personal administrativo de la universidad; altera o incluso se pude cancelar las graduaciones programadas; y que este paro puede afectar a los estudiantes que laboran en temporadas de vacaciones como las de diciembre, en caso de que se tenga que reanudar clases en este mes.

Jaime Navarrete, líder del paro estudiantil rechaza el acto de estos estudiantes.

Por su parte  los estudiantes que apoyan el paro argumenta que tiene el legitimo derecho a la protesta y a una educación pública de calidad. Hacen una invitación a los promotores del No paro indefinido para que se unan en la defensa de la educación publica y se hagan participes de las asambleas y demás convocatorias de participación que viene realizando los estudiantes como forma pedagógica y alternativa de manifestar ante el estado. Estas medidas también se esta impulsando desde otras universidades como la Universidad Nacional que están convocando a una  plataforma para que participen del sondeo estudiantil opinando si están de acuerdo en que se retomen las actividades académicas. 

 

Comparte