La crisis de las salas de cine colombianas durante la Pandemia

Comparte

La crisis y recuperación de las salas de cine en el país durante la pandemia del Covid-19, obligó a los cines, como a muchos otros sectores de entretenimiento, a proponer alternativas que les permitieran sostenerse económicamente y, hacer frente al surgimiento de nuevas plataformas de series y películas en línea, conocidas como “streaming”.

En marzo del año pasado, la pandemia del Covid-19 llegó a Colombia y para prevenir el aumento de los contagios, el gobierno declaró confinamiento total, encerrando a  millones de colombianos en sus casas y del mismo modo, cancelando actividades que se realizaban de manera presencial.

Para las salas de cine esta decisión representó muchas dificultades, se vieron obligadas a cerrar en su totalidad y gran parte del público tuvo que recurrir a plataformas de series y películas en línea, que les permitía desde la comodidad de sus hogares y la seguridad de no arriesgarse a ser contagiados, seguir recibiendo entretenimiento. La cantidad de público al cual atender en los cines fue crítica y muchos tuvieron que buscar otras opciones para poder mantenerse a flote, como Cine Colombia, que emprendió con la venta d e combos de palomitas y gaseosa a domicilio con el fin de llevar el sabor del cine hasta las casas de sus clientes. 

La crisis de las salas de cine colombianas durante la pandemia

La prohibición fue para todos los cines de Colombia, entre ellos los dos teatros de cine principales de la ciudad de Neiva, como Cinemark, una cadena internacional con más de 31 teatros en el país, de los cuales cerraron 5 por desacuerdos con los arrendadores. Y la otra es Royal Films, primer teatro colombiano en construir sucursales fuera del país, que llegó a tener 54 salas de cine en el territorio colombiano, el cual tampoco fue exento de tener que despedirse de más de cinco de sus salas por falta de presupuesto para sostenerlas, entre ellas la ubicada en el centro comercial Único en la ciudad de Neiva.

“Las salas de cine fueron las primeras en cerrar y las últimas en abrir”, así lo comentó uno de los empleados de la sala Royal Films en el centro comercial San Juan Plaza, quien además mencionó que una de las soluciones que tomó el teatro para no caer en la quiebra, fue suspender los contratos de todos sus empleados en el mes de marzo y renovarlos en diciembre del mismo año para empezar con el plan de reactivación, pero no todos recuperaron sus empleos. A continuación, la entrevista que un empleado de la sala de cine, a quien llamaremos Pedro*, dio a El Digital

Una de las soluciones más comunes en el país fue el retorno de los autocines, que al mantener la distancia entre el público parecía una solución perfecta para el problema, sin embargo, los elevados precios y la repetición de películas antiguas no permitió que la idea se popularizara mucho, a la ciudad de Neiva llegó “Autocinemas del Sur”, que funcionó solamente durante los meses de agosto a octubre, teniendo que cerrar por falta de público. Por el momento, las salas de cine en Neiva han disminuido sus precios, ofrecido descuentos y combos con el fin de animar a la gente a volver al teatro, y aunque ha sido un proceso largo y difícil se han ido recuperando poco a poco. Compartimos, algunos testimonios de aficionados al cine sobre, cómo disfrutaron de él durante y después de la Pandemia

 

Comparte