Las mascotas, un soporte emocional

Comparte

En la actualidad las mascotas son parte importante del núcleo familiar no solo por su compañía, sino también por su capacidad de ayudar en el tratamiento de enfermedades de salud mental.

Las mascotas han tomado una posición importante en muchas familias, cada vez es más común ver animales como perros, gatos, canarios, hámster e incluso en algunos casos, serpientes y gallinas, comienzan a ser considerados como miembros del grupo familiar. Sin embargo, la compañía que estos seres brindan no es la única razón por la que las personas han tomado la decisión de adquirirlos, pues en ocasiones también son utilizados para ayudar a las personas en el tratamiento de trastornos psicológicos como ansiedad, depresión, fobias y miedos.

Así lo afirma Andrés Garzón, psicólogo entrevistado por El Digital, “las mascotas son consideradas de apoyo emocional a partir de dos puntos de vista, por un lado, desde la parte física y, por otro lado, desde la parte legal”.

Es necesario tener en cuenta que cuando los pacientes mentales desean ingresar con su mascota de apoyo emocional a escenarios donde convergen más personas como es el caso de los centros comerciales, los aviones y los buses, deben tramitar cartas o certificados de apoyo emocional ante un profesional de la salud mental (psicólogo o psiquiatra), documento en el que se especifica que la persona está diagnosticada con una enfermedad de salud mental y debe llevar consigo a su mascota ya que hace parte de un tratamiento psicológico o psiquiátrico. Estos certificados son requisito obligatorio para poder ingresar con la mascota a cualquiera de estos sitios, por lo que el paciente debe portar el documento que acredite la necesidad de llevar el animal, de lo contrario su entrada al lugar será negada.

Los certificados de apoyo emocional no cuentan con un formato específico, sin embargo, deben contener información obligatoria como: el nombre del paciente, el tipo de mascota, peso y estatura del animal, nombre del profesional de la salud mental a cargo del tratamiento del paciente y encargado de expedir el certificado, número de tarjeta profesional del psicólogo o psiquiatra y un párrafo en el que el profesional de la salud mental explique brevemente por qué su paciente requiere del acompañamiento de la mascota. Datos como el tipo de enfermedad mental que posee el paciente o el tiempo que se lleva de tratamiento, no son necesarios dentro de estos certificados. Estos documentos no tienen fecha de caducidad, por lo que se deben expedir una única vez, solo se deberán volver a tramitar si se viaja con una mascota diferente a la que se encuentra especificada en el certificado. A continuación se muestra un ejemplo de formato certificado de mascota como apoyo emocional utilizado por la aerolínea Spirit Airlines.

Así mismo, la psiquiatra Lesly Antonia Camacho, especialista en trastornos de depresión y ansiedad, en entrevista con El Digital, explica, “las mascotas de apoyo emocional, no requieren de ningún tipo de entrenamiento específico, ni tampoco ninguna característica especial, sin embargo, en el caso de los perros es necesario que estos sepan comportarse de manera específica en espacios públicos y tengan la capacidad de relacionarse con más personas en diferentes escenarios, de lo contrario esto podría desencadenar estrés y molestias adicionales para el paciente” se recomienda al paciente verificar los documentos y requisitos solicitados por las aerolíneas, empresas prestadoras del servicio de transporte o recinto al cual va a ingresar, ya que cada uno tiene políticas de acceso diferentes.

Mascotas como soporte emocional

Las personas que tienen animales conocen muy bien que la compañía de estos contribuye en gran medida al tratamiento de trastornos como la ansiedad, es el caso de Karina Ardila quien fue diagnosticada con ansiedad desde los 13 años, en la actualidad tiene 19 y en entrevista con El Digital cuenta su experiencia, “yo desde siempre he sufrido muchos problemas emocionales, soy diagnosticada con ansiedad, aun no me han diagnosticado depresión, pero varios profesionales me han afirmado que también la padezco”. Karina tenía de mascota una perrita que falleció hace poco menos de un mes. Karina la recuerda con nostalgia, “ella [refiriéndose a la perrita] ayudo a mi salud mental notablemente porque desde muy pequeña yo tengo ansiedad, ella siempre estaba en esos momentos; durante toda mi vida he estado muy sola, pero con ella nunca me sentí sola, cuando estaba triste ella simplemente llegaba y estaba ahí conmigo, de alguna manera me hacía sentir acompañada, amada y querida; yo la quería y ella a mí”.

Otro de los casos conocidos por El Digital, es el de Nórida Andrade, paciente diagnosticada con depresión clínica, quien en entrevista, habla de cómo su gato “Ramón”, la ha ayudado en el tratamiento de su enfermedad; Nórida menciona que su gato ha favorecido su salud mental a partir de dos aspectos, la compañía y la responsabilidad que implica tener una mascota, “en los episodios de depresión, cuando me siento incapaz de levantarme de la cama y donde no encuentro un motivo, Ramón llega a ser ese motivo porque si yo no me levanto a darle comida, pues el gato no come, hay un apego y en general hay una responsabilidad, entonces termino haciéndolo y al final del día eso termina normalizando un poco mi rutina, además me hace sentir acompañada y querida”.

De acuerdo con el psicólogo Garzón, acciones como las que menciona Nórida conllevan a una mejoría, debido a que las mascotas aumentan el sentido de responsabilidad “ayudan a los pacientes a crear hábitos y rutinas, ya que estos animalitos también requieren de ciertos cuidados, salir al parque y una alimentación”.

La psiquiatra Camacho afirma que, “las mascotas ayudan en el tratamiento de pacientes con ansiedad y depresión debido a que benefician la gestión del tiempo, es decir, la persona encargada del animal adquiere el rol de cuidador y sus responsabilidades, lo que implica organizar tiempos y horarios para poder llevar a cabo estas actividades, obligando al paciente a realizar acciones que dentro de su crisis por sí solo no realizaría, en pocas palabras, las mascotas sirven como esa guía y ese motor para que las personas logren afrontar de manera satisfactoria la crisis”.

María Alejandra Ruiz paciente con depresión y ansiedad, se suma a la lista de personas que utiliza a su mascota como soporte y ayuda emocional y relata como ha sido la experiencia con su gato “Stanly” 

Por ello, en la actualidad, principalmente por la soledad y el confinamiento que ha causado la pandemia, son cada vez más las familias que deciden acoger a una mascota en su núcleo familiar, los vínculos emocionales con estos animales se han fortalecido y al ser actores principales en el tratamiento de diversas enfermedades muchas personas encuentran en estos seres la compañía y la atención que en casos los humanos no garantizan.

 

Comparte