LAS PAREDES GRITAN LO QUE LA SOCIEDAD REPRIME

Comparte

El arte callejero es indiscutible mente es apreciado desde nuestra óptica queramos o no, y Neiva se ha llenado de este tipo de manifestación humana que da a conocer la represión de la sociedad, la inconformidad social y las problemáticas que nos aquejan; incitando por medio del arte transmitir una intención social y estética que nos invita a la reflexión.

Cada uno de nosotros como neivanos o forasteros hemos distinguido al menos un mural o un grafiti en las calles de esta calurosa ciudad que en su mayoría se encuentran en un espacio muy visible intentando decirnos algo. Algunos mensajes y pinturas nos parecen interesantes y llamativos, por otro lado hay algunos otros que no llaman nuestra atención y en ocasiones son considerados como un indicador de vandalismo y delincuencia. Aunque muchas de estas muestras artísticas son desprestigiadas, a su vez relatan un valor histórico, un impacto de lucha o denuncia de una sociedad cansada por la inconformidad gubernamental.

Anteriormente, las primeras manifestaciones culturales hechas por el hombre sobre alguna superficie utilizadas para conservar algún mensaje o acto, datan desde la época prehistórica. Hoy en día las reconocemos como pinturas rupestres (término derivado de rupestris, que a su vez hace mención a roca), pintura sobre rocas o las paredes de las cavernas. Estas pinturas sobre roca han servido a la humanidad para conocer mucho más acerca de la vida narrada de los seres humanos en la época prehistórica. A lo largo de los años y a mano del avance de la urbanidad, las rocas de las cuevas se convirtieron en paredes de ciudades que son utilizadas por grandes artistas para narrar y denunciar lo que de otra manera no podrían. Las paredes han hecho de testigos no sólo de las transformaciones físicas de las ciudades, sino de transformaciones sociales ya que a través del arte mural se denuncia múltiples abusos, luchas, injusticias y reclamos sociales. Estos reclamos o denuncias sociales son resultado de aquello que la sociedad se han encargado de reprimir.

 


YO PARO por la educació.

Graffiti en el centro de la ciudad de Neiva realizado durante las movilizaciones del 21 de Diciembre del 2019  a nivel Nacional, que se presentaron ante la inconformidad y rechazo de una mala administración  del actual presidente Duque. 

El grafiti (grafficar) nace de finales de los 60, en Estados Unidos (Street Art), cuando un joven empezó a graficar en las paredes del metro y en sus vagones su apellido y número de casa, de allí, se replicó en los diferentes jóvenes, que terminaron por tomarse la ciudad y llenarla de graffitis con diferentes mensajes, para años más tarde, mutar y llegar a Europa y América Latina. Actualmente el graffiti como lo conocemos, tiene una significación de vandalismo y ocio para algunos citadinos, que consideran no tienen muchas veces un trasfondo y que pareciera ser mas un garrapiño sin sentido que otra cosa. Frente a esto notamos una respuesta diferente de la mayoría de los espectadores de un mural y para este movimiento artístico muralista que se reinventa utilizando nuevas técnicas que van más allá del uso del aerosol y que generan más detenimiento por parte del público, por su diversidad artística.

 

 

Graffitis en Neiva

Monumento ubicado sobre la carrera quinta, al lado del Centro de convenciones José Eustasio Rivera.

Las paredes de la ciudad nos recuerda aquellos momentos frenéticos vividos, lideres asesinados, festivales y protestas sociales emprendidas por actos de inconformidad política, como la resistencia que se llevó en contra del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo construido por Emgesa en nuestro departamento https://es.wikipedia.org/wiki/Represa_del_Quimbo. Observamos en el graffiti anterior, que se puede asociar con algo que es dañino hacia los monumentos y diferentes percepciones se pueden asociar alrededor de este. Por otra parte, si nos enfocamos en un campo más significativo y más profundo, dejando a un lado lo estético, entenderemos que tiene un sentido para los huilenses,  una inconformidad, una queja explicita grabada en un muro; en ocasiones puede llegar a más personas, que pelear en un tribunal, frente a las múltiples contratos e intereses que se derivan de las represas en el departamento, y que nos dejan hoy en el Huila con dos represas que han acabado con cultivos que hacen parte de ecosistemas enlagunados y desplazado a cierta población que se encontraba en el perímetro. 

 

 

Neivanos exigen a través de las paredes

Graffiti ubicado a las afueras del centro de convenciones José Eustasio Rivera.

Nuestras culturas diferenciadas, también hacen que aceptemos o no algo como correcto e incorrecto, como los graffitis que manifiestan una realidad que es acogida por la mayoría, que nos representan una problemática social, pero que en ocasiones no consideramos debería ser la manera de pedirlas, pero entonces. ¿Cómo manifestarnos si no es en las calles? Este debate, se ha llevado a menudo entre actores, conflictos entre artistas y espectadores.

 

Murales de Neiva

 Murales ubicados sobre la carrera 2da de Neiva. 

 

Ahora, ¿qué piensan los neivanos del muralismo y el graffiti que tienen sentidos de lucha y denuncia social?, ¿consideran que es la manera de exigir derechos y de visibilizar problemáticas? Y, ¿Cuáles son los lugares adecuados para que se realicen?

 

 

En tiempos de lucha social, las paredes fueron y son utilizadas como vehículos de memoria y resistencia. Diferentes colectivos hoy en día se dedican a estas prácticas en América Latina y más en el contexto en el que hoy en día coinciden con esta brecha, ejemplo de esto en Chile, tenemos al “Colectivo muralista El Caracol”. En el Huila, se han llevado a cabo pocas pero que vale la pena resaltar, eventos realizados por colectivos y fundaciones, que han aportado un toque de pintura al Huila y a la resistencia, inclusión, la búsqueda de la paz, la visibilización de problemáticas sociales, y más.

¿Qué buscan lograr en términos psicológicos estas pintas, estas expresiones y por qué tienen esa reacción en el público espectador?

En La Plata – Huila, en diciembre de 2017 se llevó a cabo una  minga muralista de la mano del colectivo “Tierra libre”, que destinó su tiempo y colaboración con algunas comunidades y lograr empoderarse para resistir y fortalecer en cualquier proceso que esta viva. Lograron embellecer y plasmar sobre las paredes la lucha por el territorio natural de sus tierras. Colectivos feministas se apoderan de la capital huilense también he intentan resaltar esta luchas de las mujeres sin importar edad, raza, color, clase social, etc. Ejemplo de mural en Neiva de esta índole, tenemos este mural recientemente plasmado sobre la carrera 5ta de la capital opita.  “Este mural es hecho en honor a todas las mujeres que mueven el Huila, a los 10 años del encuentro departamental de mujeres”

 

Murales alusivos a las mujeres Huilenses

Colectivos feministas se toman Neiva.

Los espacios que transitamos todos los días deberían ser utilizados para generar reflexión, y esto es lo que debe significar el muralismo. “Los murales y graffitis se hicieron para verse, para perpetuar en la mente de las personas, para trascender y generar emociones y reflexiones, si no pretenden lograr eso, entonces no es arte” comenta Alexander,  bogotano vendedor de artesanías propias en Neiva, licenciado en Artes plásticas, quien ha realizado varios murales en Bogotá y en Neiva.

Que hoy por hoy las calles hablen y se quejen, que vuelvan a ser el espacio en donde se defienden los derechos, le brinda por sí mismo, un valor agregado a lo que se expresa en esta cárcel de cemento. La violencia de género y la palabra feminicidio, ha dejado atrás esas ataduras que lo mantenían en silencio y que de la mano diferentes expresiones y procesos culturales en diferentes espacios luchados, cobran hoy una narrativa en las calles en contra de la violencia referida hacia las mujeres, por el hecho de ser mujeres.

La lucha por espacios también podría ser en algunas ocasiones una limitación para los artistas de estas pintas, es por ello que optan muchos de ellos, por pintar en lugares privados que puedan ser estratégicos, o inclusive lo hacen de manera consciente y decidida, plasmarla en estos espacios no legales que sean estratégicos. Jeison Leiton y Mauricio Arcila, son dos estudiantes de licenciatura en Artes de la universidad surcolombiana y nos explican desde su punto como artistas de murales dentro de la universidad como también fuera de ella, qué se busca lograr con los murales o graffitis, por qué son importantes y por qué lo realizan en estos espacios públicos que ellos consideran visibles.

A partir de estos actos de manifestación, también se pedagogiza a comunidades, dejando una huella histórico-social de una lucha, o mejor, unas luchas, que el pueblo vive y exige, y que ante tanta injusticia brotan de las paredes lo que la boca calla y el gobierno evade. Colombia ha sido golpeado fuertemente por estas injusticias derivadas de  la falta de escucha y comprensión analítica de las situaciones, injusticias que terminan afectando a los estratos más bajos del país. Hemos sido victimas, pero también ciegos, sordos y mudos. Necesitamos acción y no indiferencia.

Cese al fuego bilateral.

Mural realizado por estudiantes de la universidad surcolombiana exigiendo el cese bilateral para buscar la paz.

 

Comparte