Luchas socioambiéntales por la protección del Humedal “El Curibano” en Neiva

Comparte

En el Huila existen 818 humedales identificados, 206 están caracterizados, 16 humedales estratégicos cuentan con Plan de Manejo Ambiental y 5 más están en proceso de adopción. La Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena (CAM 2021)

Es muy importante que la comunidad conozca la gran diversidad y riqueza ambiental del departamento, desde humedales, lagunas altoandinas, turberas y bosques fluviales que proporcionan el establecimiento de gran variedad de especies de fauna y flora que en algunos casos están en vía de extinción. La conservación de los humedales constituye uno de los temas de debate en la agenda ambiental del país, pues a pesar de que se reconoce su gran valor (ecológico, socioeconómico y cultural) y extrema fragilidad, “están siendo sometidos a una fuerte presión antrópica que pone en peligro su supervivencia” manifestándose en diferentes protestas en pro de la conservación de estos lugares en el Huila, son algunas de las palabras que se dieron en el encuentro por la protección de los Humedales por parte de los expertos en el foro transmitido, transmitido en Facebook por la Fundación El Curibano. 

Humedal y laguna el curibano

 

La comunidad aledaña al bosque El Curibano se enfrenta día a día con la disputa por los derechos de su laguna para que sea reconocida como un ser de derechos. De acuerdo al Plan de desarrollo en proyección del año 2050, la alcaldía de Neiva busca comprometerse con la conservación y la preservación de la zona. Con esto, especifican cualquier territorio que presente un alto valor ecológico para la ciudad de Neiva, como son estos humedales. En el año 2014 se clasifico la laguna el Curibano como humedal artificial, lo que le permitió a las grandes constructoras secar parte del Humedal para construir edificaciones, acabando con una gran parte de la eco diversidad en la zona, de acuerdo con el plan de desarrollo impulsado por la secretaria de Planeación y Ambiente la comunidad se mantiene firme en defender los limites de la laguna para no poner en riesgo todo el ecosistema. 

Por su parte, la población se ha apropiado del lugar y se ha concientizado sobre el valor que tiene no solo para ellos si no para las próximas generaciones. Según las entrevistas realizadas por El Digital a diferentes actores del humedal, la diversidad de fauna y flora se convierte en prioridad, también contrarrestar los efectos invernaderos, el cambio climático, proteger el recurso acuífero, hacer el respectivo registro de las especies que habitan el ecosistema y otorgarle a la comunidad el acceso a estas zonas de manera responsable y amigable con el ecosistema de la laguna.

Laura Falla, integrante del grupo que realiza jornadas de aseo y concientización de la importancia de los humedales impulsada la  Universidad Uniminuto, menciona que el cambio más visible en el humedal fue su mas reciente incendio en el año 2019. Muchas hectáreas del bosque se consumieron por las llamas, la comunidad se acercó junto al cuerpo de bomberos de la ciudad y lograron extinguir las llamas que amenazaban extinguir todo a su paso. la comunidad se vio realmente impactada y reconoció aun mas la importancia del Humedal; ya que, se estaban presentando los efectos del fenómeno del niño, el cual produce sequias acompañado por altas temperatura, principales causantes del incendio, “La tragedia incentivó a las primeras campañas de limpieza y concientización en la zona, transformando lo que hoy es la laguna, un espacio publico al cual se puede tener acceso para disfrutar un momento agradable con la naturaleza. Gracias a la participación activa de la comunidad en los procesos de restauración del humedal” dice Laura.

Según testimonios de la comunidad, el abandono estatal se ha evidenciado en el incremento de desechos e inseguridad; diversos jóvenes que llegan a la zona con intención de consumir sustancias psicoactivas y realizar hurtos atemorizan a la población, generando una ambiente de miedo y zozobra. Además, si bien los servicios de limpieza se cubren gracias al dinero público de la ciudad, la comunidad también realiza diferentes campañas entorno al cuidado y el embellecimiento del espacio en la laguna, siempre con la intención de concientizar sobre la conservación y preservación de los humedales.

Si bien es un tema que se viene comentando gracias a la constante lucha de ambientalistas y la comunidad, la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena (CAM), junto con su Consejo Directivo, aprobó y adoptó el Plan de Manejo Ambiental (PMA) para 10 humedales estratégicos del Huila, entre ellos: La Umata del municipio de Isnos; El Dorado de Salado Blanco; El Salado en Acevedo; Humedal Guapetón de Guadalupe; Las Pavas en Timaná; Casa Roja en Tesalia; Santa Inés y San Antonio ubicados en el municipio de Paicol; Las Nubes de Baraya y Alto Corozal en el municipio de Gigante; y finalmente,  Los Colores y El Curibano en Neiva. Sin embargo, líderes como Leyla Rincón mencionan que aún falta mucho trabajo por realizar, pues es inminente el reconociendo de los derechos de los humedales y seguir con las campañas de concientización y preservación de estos lugares tan importantes para la ciudad.

Comparte