“Mi lucha es por la paz”

Comparte

Una mirada sincera y firme, marcada por una vida entregada a la lucha armada en los montes de Colombia, es lo que distingue a John Smith Rincón de sus compañeros ex militantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC – EP). Fueron veinte años entregados a la revolución de pensamiento por un cambio social, que ahora, se está materializando por medio de una vida en el marco de la legalidad, en el municipio de Algeciras – Huila.

Hombres armados y vestidos con trajes militares, fue el panorama que observaba diariamente John Smith desde 1991; a sus cinco años de edad llegaban farianos a la finca de su padre, ubicada en el municipio de Algeciras, donde les atendían y se les daba posada. Al pasar los años, estos hombres ya no generaban inquietud en él, en cambio, se habían construido lazos de confianza y confidencia.

En el año 1996, con diez años de edad, Smith Rincón empuñó por primera vez un arma, y se enlistó en las filas del Frente 13 de las FARC-EP. Fue inevitable observar todo el panorama del conflicto en su municipio, y no terminar sumergido en él.

El camino guiado por la revolución siempre fue muy complejo; según Smith, desde el momento en que se empuña un arma, se vive en un constante estado de zozobra, a disposición de algún atentado o bombardeo, sin embargo, esa angustia de vivir no borra los buenos momentos que pasó al lado de sus compañeros, con los que compartía convicciones sobre la vida, la política y la rebelión. Una evidente nostalgia se traviesa en su mirada; recuerda a todos sus compañeros, especialmente a su hermano mayor, por entregar sus vidas a la transformación social, y mantiene un hilo de esperanza de que el gobierno pueda dar pleno cumplimiento a lo pactado en la Habana en septiembre del año 2016.

A sus 27 años, logró que lo licenciaran en las FARC-EP. En el año 2013 inició a militar en la Milicia Bolivariana, donde duró aproximadamente dos años. En el 2015 fue privado de su libertad por el Ejército Nacional, gracias a que un infiltrado de la Milicia delatara su ubicación y número de teléfono. Estuvo en cautiverio un año y medio de los 36 de su condena, debido a la amnistía por la firma de los acuerdos de paz.

Durante el tiempo que duró privado de su libertad, se encontró con diversidad de libros, pero de los que más se detuvo a leer, fue sobre administración pública. Salió del centro de reclusión, dónde más que rehabilitar a los reclusos se vive una constante violación de los derechos humanos, con muchos sueños y esperanzas, con una mentalidad distinta; se sentía totalmente dispuesto a colaborar a la transformación social de su municipio, tal vez por medio de la política, pero desde su vida en el marco de la legalidad, quiso dejar por completo la lucha armada.

Los ex combatientes han dado un paso bastante valioso hacia la vida civil después de los acuerdos de paz, han logrado regresar al seno de sus familias y les ha vuelto a colmar la calma y la esperanza, asumiendo el acuerdo como una manera de encaminar la consolidación de la paz en las comunidades, y en los corazones de los colombianos. Oscar Gaza, sociólogo de la Unidad de Restitución de Tierras, da su punto de vista como profesional respecto a este tema.

Por otra parte, el panorama de las víctimas que ha dejado el conflicto armado colombiano a través de los años no es muy alentador, a pesar de que ellas son el eje central del acuerdo. Según el registro único de víctimas (RUV) el conflicto armado ha dejado más de 8’708.664 víctimas, sin embargo, son muchas a las que el gobierno no les ha brindado garantías, o aún peor, las han dejado en el olvido.

En el 2017, un año después de haber salido de la cárcel, John con 30 años de edad, en el marco del pos acuerdo, parte de que el surgimiento de los grupos insurgentes de izquierda se dan debido a la aspiración de un cambio social, por esto, toma la decisión de iniciar un trabajo comunitario que beneficie a su municipio, los algecireños.

La despensa agrícola del Huila, como es conocido el municipio de Algeciras, ha sido fuertemente estigmatizada y victimizada debido a la profunda huella que ha dejado el conflicto armado en sus habitantes desde los años noventa; sin embargo, este no es un motivo para que John desista de su idea sobre transformar la desigualdad, violencia e ignorancia de su comunidad, en elementos que puedan tejer un camino para la construcción de paz.

Con una sonrisa en el rostro, Smith se declara un fiel creyente de la paz, cree que es una construcción colectiva. Evidenciando la escasez de escuelas formativas gratuitas de fútbol en Algeciras, formó un campeonato en septiembre del 2017 que se llamó “El primer campeonato formativo por la paz y la sana convivencia”. Este fue su punto de partida para iniciar a materializar su sueño de formar a jóvenes en valores para la construcción de la paz. El camino para formar una fundación no es sencillo, sin embargo John logró contactar a la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN), la cual fue un trampolín hacía la legalización de la fundación.

Jhonny Perdomo Cortés, compañero de John Smith en los procesos comunitarios realizados en Algeciras , relata que las labores sociales desarrolladas por los excombatientes como su compañero, son de suma importancia ya que le están brindando  a la comunidad la oportunidad de reparación y reconciliación por sus acciones como militantes de las FARC-EP. Asimismo le apuesta al futuro de los niños “El trabajo que hace John, además de enseñarles a los niños y niñas a dominar una pelota, les enseña a dominar sus sentimientos y emociones, encaminados a la cultura de los valores, a ser personas que se están preparando para un futuro donde tienen que construir la paz”.

John Smith Rincón, después de entregarle veinte años de su vida a la lucha armada por una transformación social, ahora, a sus 32 años de edad, sigue manteniendo en pie su lucha por construir lazos para la consolidación de la paz y del cambio social en el territorio colombiano; pero ahora lo hace desde el marco de su vida civil y el trabajo comunitario, que más que entrenar a jóvenes para jugar fútbol, los está formando sobre los valores, la cultura y para la vida.

Comparte