Mototaxi en Neiva, una alternativa honrada pero ilegal

Comparte

“No hay trabajo y yo prefiero trabajar ilegalmente que irme a robar”  

El Mototaxismo no es un trabajo esencialmente contemporáneo, según estudios de la universidad de Nariño,  su origen se da en la década de 1950 en Tailandia y su frecuente uso a través del tiempo fue agarrando fuerza en todo el continente asiático por la economía para sus usuarios, y por las deficiencias del servicio de transporte público urbano que para entonces allí se presentaban. Treinta años después este fenómeno fue apareciendo en nuestro continente principalmente en Brasil, Perú y por supuesto Colombia.

Aunque esta problemática se viene evidenciando desde hace bastante tiempo en nuestro país, solo hasta hace algunos años las entidades de control comenzaron a observar esta práctica no como una alternativa de trasporte, sino como una problemática para los entes de control y para aquellos que la ejercen de forma legal o formal como se le ha catalogado.

El Mototaxismo se ha vuelto una modalidad de trabajo muy común en ciudades de la costa atlántica y en urbes como la de Sincelejo – Sucre,  territorio que ocupa el tercer lugar a nivel nacional de informalidad laboral con un indice del 65,6%, según el último reporte de el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). Cartagena y Barraquilla son las dos ciudades que lideran la acentuación de este modo de transporte público informal por su bajo precio de acceso y agilidad.

Neiva Mototaxismo e informalidad

La capital Huilense cuenta con una población de 347.501 habitantes según la proyección 2018 por parte del (DANE) y, según el reporte trimestral móvil de septiembre y noviembre del año pasado emitido por el mismo ente: de 26 ciudades que hacen parte del estudio, Neiva ocupa el puesto número 16 con un porcentaje de informalidad del 54,1 % después de Barranquilla. La Secretaria de Movilidad en Neiva expresa que son cerca de 3.000 los vehículos que están dedicados al informal negocio del Mototaxismo en la ciudad, y estos generan un lucro de $2.700 millones al mes. 

Esta situación se evidencia en los habitantes que optan por el llamado “rebusque”, sin importar verse afectados por lo expuesto en el Código Nacional de Tránsito Terrestre (C.N.T.T) – Ley 769 de 2002, donde se “establecen sanciones para el conductor de una motocicleta por prestar un servicio no autorizado, que va desde la multa, inmovilización del vehículo y suspensión o cancelación de la licencia de conducción.” Este tipo de vehículo de transporte “no se encuentra homologado para prestar el servicio público de pasajeros, por razones de seguridad y comodidad no es apto para este servicio.” Pese a todo,  estos vehículos de transporte particular se convierten en una alternativa muy asequibles para lograr mantener la economía de los hogares de las personas desempleadas y  sus núcleos familiares.


En una pequeña entrevista con el señor Jimmy Puentes, Secretario de Movilidad del municipio de Neiva, desde abril del 2016 se lograron dar a conocer algunas de las medidas que se vienen desarrollando frente a la informalidad del transporte público en Neiva:

Es nuestro deber resaltar que el decreto referenciado por el señor Jimmy puentes -el  (044 de 2019)- no hace parte de lo expuesto por la ley , el señor Puentes tuvo un pequeño error de memoria, ya que la orden sobre “restricción de parrillero o acompañante en el microcentro de la ciudad” y“restricción de motocicletas en Horario Nocturno”, se manifiesta en el decreto 094 de 2016 y la infracción D12:

D12

Teniendo como punto de partida lo argumentado por el Secretario de Movilidad, indagamos con algunos ciudadanos -que utilizan frecuentemente este medio de transporte informal- sobre el por qué el uso del mototaxi: la cultura ciudadana no parece ser la principal causa a motivar el uso del transporte ilegal según estos mismos. Esto le expresaron a El Digital

Aunque el secretario de movilidad dice que estas medidas se están llevando a cabo por medio de los retenes de la policía de tránsito y transporte constantemente, algunos transportadores de servicio público, creen que estas medidas son insuficientes para solventar la problemática del Mototaxismo en la ciudad.

Como lo expresa Don José Antonino, conductor de Taxi de la ciudad: “aquellas medidas son pañitos de agua tibia que no sirven, si dicen que tienen cámaras en los semáforos y en todos lados ¿por qué no los multan o los agarran?”, Al igual que Don José, muchos de los Taxistas de Neiva piensan que las soluciones por parte de la alcaldía y secretaria de movilidad no han sido suficientes. Don José Antonio también comenta que la polarización y la falta de compromiso de su gremio es algo que hace que no haya suficiente presión sobre los entes gubernamentales. “en Neiva hay más de 2190 taxis registrados, pero al momento de asistir a las asambleas y paros siempre llegamos solo de a 25 a 30 taxistas entonces eso siempre lo desmotiva a uno”.

Taxi

“No hay trabajo y yo prefiero trabajar ilegalmente que irme a robar”

Como don Luis llamaremos a este trabajador de Mototaxi -ya que fue de la única forma que trabajadores de este gremio aceptaron hablar con EL Digital sobre su trabajo y las implicaciones que este conlleva-, porque como anteriormente lo hemos descrito, este es un transporte ilegal de pasajeros y ellos temen que por divulgar su nombre quizá las autoridades logren tomar algún tipo de represalias en su contra:

Durante la entrevista que se logró concretar, don Luis dice que al estar discapacitado físicamente por su brazo izquierdo, es muy difícil conseguir trabajo en una ciudad como Neiva, y que aunque es muy fácil dedicarse a hacerle mal a la gente atracándola con un arma o maltratándola para conseguir el dinero de su sustento, él prefiere “trabajar ilegalmente que irse a robar”, confía en su Dios y dice que este no lo abandona y que tampoco lo dejará morir de hambre.

Otro integrante de este gremio es “El Pollo” -como sus amigos lo llaman- quien prefirió que en este reportaje lo referenciaramos de esta forma, por las mismas razones legales a las que les temen todos los trabajadores de este oficio.

Mototaxi

“El pollo” le suma a esta labor el riesgo de su integridad al momento de trabajar. Dato que lo comprueban las estadísticas del reporte del Observatorio Nacional de Seguridad Vial donde, según este mismo, los motociclistas representaron el 48,3% de mortalidad y el 56% de lesionados registrados a nivel nacional en accidentes de tránsito en Colombia. Una cifra que podría vislumbrar el por qué la gente arriesga su vida son los altos indices de desempleo en el país, donde según el DANE hay tres millones 400 mil jóvenes -como “El Pollo”- desocupados en medio del olvido de los poderosos. 

Otro aspecto delicado en esta labor son los hurtos que acechan al prestador de este informal servicio, que convierten este trabajo alternativo en vías de fácil de acceso que a la vez sumergen a las personas en un oscuro túnel de maniobra, donde con el objetivo de lograr salir de los aprietos económicos viven anhelando una menos desigual Colombia. Mientras tanto esperan pacientes entre calles y avenidas tratando de estrellarse con la suerte o tal vez la muerte.

 

Comparte