Proceso de Reincorporación en el Huila

Comparte

Excombatientes de las FARC-EP aseguran que en el proceso de reincorporación en el departamento del Huila, no se están cumpliendo según lo estipulado en el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto firmado con el Gobierno colombiano.

El proceso de reincorporación para excombatientes de las FARC-EP se inició el 24 de Noviembre de 2016 en Colombia, cuando se firmó el Acuerdo entre el Estado y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia con la intención de conseguir la paz, la seguridad y la convivencia en el país. Lo que restaba del año y a lo largo de 2017, aproximadamente 17.000 exguerrilleros dejaron las armas conforme estaba estipulado en el acuerdo. Para ello, el Gobierno Nacional transformó la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) en Agencia para la reincorporación y Normalización (ARN), según los decretos 897 y 899 de 2017 de la Presidencia de la República.

La Agencia para la Reincorporación y Normalización de acuerdo con el decreto Ley 897 del 29 de mayo de 2017  tiene como objeto “…gestionar, implementar, coordinar y evaluar, de forma articulada con las instancias competentes, la política, los planes, programas y proyectos de Reincorporación y Normalización de los integrantes de  las FARC-EP, conforme el Acuerdo Final suscrito entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP el 24 de noviembre de 2016 con el fin de propender por la paz, la seguridad y la convivencia”.

El coordinador de la ARN, Eduardo Aníbal Londoño Rodríguez, señaló en la visita que realizó el senador del partido de las Farc, Julián Gallo, a la ciudad de Neiva en el año 2018, que en el Huila aproximadamente 400 excombatientes están en proceso de reincorporación, lo que se distribuyen de la siguiente manera: más de 100 se encuentran radicados en la capital huilense, 50 están ubicados en Algeciras, otro gran número se encuentran en Pitalito y San Agustín y el resto de excombatientes están en diferentes municipios del Departamento.

Según un reporte de la ARN en el que se aclara que “la información reportada está sujeta a la entrega puntual de los insumos por parte de otras entidades”, desde el año 2003 al año 2018 se han desmovilizado cerca de 1251 personas las cuales 338 están en proceso, 558 culminaron el proceso y 339 están fuera del proceso, a continuación el total de las personas que se han reincorporado.

El coordinador de la ARN afirmó que esta Entidad, que está adscrita a la Presidencia de la República, brinda a la población desmovilizada formación académica,  formación para el trabajo, cursos de economía solidaria, cursos de cooperativismo, también se están formando en las diferentes áreas para posteriormente avanzar en proyectos productivos. De acuerdo con los resultados del censo socioeconómico se identificaron los planes y programas necesarios para poder atender los derechos fundamentales de la población objeto del acuerdo. Para poder acceder a estos programas que se brindan según el interés de cada persona era necesario dejar las armas en las Zonas Veredales Transitorias de Normalización (ZVTN), el tiempo de duración de estos depende de las tareas y metas trazadas por el mismo.

ASOPIEMPRE (Asociación de Piscicultores Emprendedores) es uno de los proyectos que ha salido de la Agencia, está conformada por cinco excombatientes en proceso de reincorporación, ellos cuentan con el acompañamiento de la ARN y el apoyo económico de varias empresas del Huila y de Colombia como Coltabaco S.A.S y el apoyo socio implementador de la Fundación del Alto Magdalena para sacar su proyecto piscícola, que opera en el municipio de Palermo, adelante y que pronto producirá su primera cosecha de aproximadamente 11 toneladas de tilapia roja convirtiéndose en uno de los proyectos pioneros en el Huila comercializando el producto no solo a nivel nacional sino internacional.

Este proyecto de emprendimiento surgió para que los excombatientes, que ahora son empresarios, pudieran tener un inicio en el sector laboral, el cual aporta a la sociedad y al desarrollo económico de la región generando oportunidades de empleo y  motivando a los reincorporados para la creación de nuevos proyectos productivos. Este proyecto no solo ha ayudado a los socios excombatientes en poder reintegrarse en la sociedad  sino también deja un mensaje al resto de la población, que sí vale la pena luchar por la paz, que los sueños sí se pueden hacer realidad si se trabaja día a día para alcanzarlos.

Según la ARN, los excombatientes cuando ingresaron al proceso tenían un nivel educativo muy bajo. A medida que se va culminando el proceso o estando en él, se va reduciendo el analfabetismo y cada día va aumentado la posibilidad de que más se gradúen del bachillerato.

El gobierno de Juan Manuel Santos en el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto estipuló diferentes beneficios para los excombatientes que dejaran las armas, les darían no solo beneficios económicos sino acompañamiento psicológico y académico a cada uno de ellos para su reincorporación a la vida civil. En el siguiente audio el Psicólogo y Politólogo Luis Miguel Pino nos da su opinión acerca de la importancia del acompañamiento psicológico en el proceso de Reincorporación.

“Una persona no se reintegra a la sociedad solo con el 90% del Salario Mínimo Mensual Legal Vigente (SMMLV) sino que necesita un acompañamiento para ese cambio del campo a la ciudad, procesos de  educación, procesos amplios que garanticen esa reintegración a la sociedad civil” fue lo que dijo un excombatiente de las FARC-EP, quien por cuestiones de seguridad no será identificado, él hace parte de la ARN en el Huila desde el año 2017. Estas entidades tienen como propósito ayudar a los reincorporados a aclimatarse en lo político, social y económico del país y muchos de ellos no sienten que se esté cumpliendo con lo estipulado en el acuerdo.

La mayoría de los excombatientes están estudiando por iniciativa propia, tratando de superarse en diferentes municipios del Huila, aunque todavía están esperando el apoyo que el gobierno les prometió para los estudios, van adelantando y validando algunos años. La ARN es un mediador entre el gobierno y los reincorporados y pronto serán los encargados de aprobar los proyectos de emprendimiento que presenten los excombatientes para su vida laboral.

William, otro excombatiente dice que es muy diferente lo que se firmó a lo que están ofreciendo hoy en día, “Mientras firmaban los acuerdos el gobierno cumplía lo que decía pero ahora no están cumpliendo nada, nos han olvidado”, siente que el gobierno los utilizó para quedar bien ante los países desarrollados pero no se interesó por que ellos volvieran a la vida civil.

La organización que el gobierno estipuló en el país para ese proceso de reincorporación no están cumpliendo el papel que le corresponde según el Acuerdo, no se están preocupando por apoyar a los excombatientes a adaptarse a su nueva vida donde las armas no ocupan un lugar, donde no hay guerra día a día y donde no están al margen de la ley. El apoyo moral es más que significativo en la vida de ellos que el económico, debido a que este tiene un papel muy importante en la vida del ser humano, este es el único que logrará que ellos sientan ese cambio en su diario vivir como algo positivo y no algo negativo.

Comparte