Quebrada el Venado en Neiva contaminada por asentamientos humanos

Comparte

Cuando hablamos de asentamientos humanos hacemos referencia a conjuntos de familias que han edificado sus viviendas sobre tierras privadas o que no les pertenece. En Neiva, esta forma de vida ha acelerado su crecimiento hasta tal punto de contar con 117 asentamientos sin legalizar y con 28 constitutivamente legalizados, según cifras de la Alcaldía municipal. 

Cesar Parra, funcionario de la personería de Neiva, nos comenta que el factor determinante de la formación de los asentamientos se ha generado por la ubicación estratégica en la que yace la ciudad, puesto que, en tiempos de conflictos, Neiva se vio rodeada de dos frentes de guerra fuertes del antiguo grupo Farc, el Bloque Sur y el Bloque Occidental. Esta situación llevó a que muchas familias optaran por huir de sus hogares y refugiarse en la capital opita debido a los factores de la violencia que se vivía en su territorio.

Siendo así, Neiva ha sido espacio de recepción de víctimas del conflicto armado que llegan inicialmente desde los departamentos de Cauca, Putumayo, Tolima y Caquetá, además de los municipios golpeados por el Conflicto vivido internamente en el Departamento.

Este fenómeno de desplazamiento se determina por factores sociales y económicos que dan cuenta de la ausencia de los derechos humanos que no se han podido resolver históricamente por el conflicto armado, lo que refleja fuertes consecuencia a la sociedad y lamentablemente quienes paceden esta situación son los más pobres, los cuales estan expuestos a unos desafíos inimaginables como la superación de las necesidades básicas insatisfechas, entre los que el abastecimiento agua y saneamiento son los factores más importantes.

La preocupación hídrica es caracterizada por el acceso limitado al agua potable, la inexistencia de saneamiento adecuado y además otras implicaciones sociológicas y sanitarias que tienen repercusiones en el medio ambiente, según la Unesco “La urbanización causa impactos medioambientales excepcionales: transforma extensiones naturales de tierra en superficies impermeables, aumenta la velocidad del flujo del agua, lleva materiales contaminantes a los sistemas hídricos receptores, degrada la calidad de los recursos hídricos y causa problemas de contaminación a nivel local.”

Teniendo en cuenta lo anteriormente expresado, encontramos una relación estrecha entre la formación de asentamientos y los impactos medioambientales, puesto que los lotes que normalmente son baldíos son lotes que se encuentran en amenaza de riesgo por estar ubicados en rondas de ríos, quebradas o laderas de montañas, tal es la situación del asentamiento Brisas del Venado de la comuna 9 de Neiva.

Según el Plan de Ordenamiento Territorial 2016-2019 “El municipio en su área urbana cuenta con 37 fuentes hídricas, caracterizadas por ser conductos pluviales intermitentes; además la atraviesan 6 ríos tanto en el área rural como urbana. En estas fuentes se observa que su estado es lamentable, debido a la relación entre comunidad y naturaleza, teniendo relevancia ocupación del territorio, procesos productivos, disposición inadecuada de residuos líquidos y sólidos, alteración de la dinámica del cauce, entre otros.

Fuentes Hídricas Urbanas de Neiva

10 años de Brisas del Venado

Brisas del Venado es un asentamiento formado hace 10 años, que se ubica en la zona nororiental de la comuna 9, donde viven aproximadamente 500 familias y su formación se da sobre un predio de una residente de Estados Unidos que tiene problemas fiscales con el estado.

Este asentamiento se caracteriza particularmente por su cercanía a la quebrada el Venado la cual funciona como límite entre la Comuna 9 del Área Urbana de Neiva y el corregimiento de Fortalecillas del Área rural de la ciudad de Neiva.

Mapa neiva
Mapa de Neiva. Fuente: Plan de Ordenamiento Territorial.

Los habitantes de Brisas del Venado han encontrado como solución a su situación social, ocupar este terreno y construir en condiciones precarias sus viviendas a la orilla de la quebrada, superando así los retos que han sido incapaces de resolver por parte del Estado, sin embargo, ésta situación plantea unos desafíos, entre los que el abastecimiento agua y saneamiento son unos de los más problemáticos.

Los habitantes no cuentan con red de alcantarillado legalizada y su acceso al agua potable es limitado. Según Luz Nidia Garcia, habitante del asentamiento desde hace 5 años, el agua potable llega cada dos días porque el sistema que han creado de manera artesanal no da abasto para tener el agua de manera ilimitada. Pero la mayor preocupación es la Quebrada El Venado, un sistema hídrico muy importante que se asocia a la cuenca hidrográfica del Río Magdalena y comienza a contraer grandes problemas de contaminación.

  Quebrada El venado

A pesar de que, en el Plan de Ordenamiento Territorial, se plantea que el sector norte de la ciudad cuenta con 4 zonas destinadas para el desarrollo de vivienda de interés social, y la primera zona le corresponde al terreno que “en la actualidad se encuentra invadido por un asentamiento denominado brisas del venado”; las problemáticas que presenta el asentamiento ha sido invisibilizado por la Administración. Y, estos dos aspectos hídricos generan grandes problemas con el afluente ya que al no contar con sistema de alcantarillado, los desechos sólidos y aguas negras son dispensados en la quebrada. También, Luz Nidia comenta que constantemente las personas lavan su ropa depositando grasas de jabones y tóxicos que deterioran el oxigeno y, la rivera de la quebrada se ha visto como depósito de basuras.

Luz Nidia y su esposo Luis, denuncian que otro factor de contaminación con el que ellos tienen que lidiar puesto que viven a pocos metros de la quebrada es con los fuertes olores de cocheras que están ubicadas en la parte alta de la quebrada, zona conocida como el Doncel. Los malos olores y el agua sucia se reposan sobre el caudal de la quebrada en la parte de Brisas del Venado donde el agua no corre con tanta fluidez.

El acceso a agua potable segura y a servicios adecuados de saneamiento es básico para la salud humana, por eso como la familia de Luz Nidia y muchos habitantes más se han puesto en la tarea de hacer pozos sépticos artesanales para sus viviendas y evitar la contaminación del afluente. Además, Gustavo Patiño, integrante de Red Proyecto Sur y habitante del asentamiento, nos comenta los grandes procesos que generan la misma comunidad a través de colectivos ambientales como el proyecto “titanes ecológicos” de Red Proyecto Sur y la ayuda de personas como Jenny Rojas madre comunitaria, para que se los habitantes se formen y entiendan la importancia del cuidado del medio ambiente. Por otro lado, según el POT de la actual administración “A nivel regional la Corporación Autónoma del Alto Magdalena – CAM, ha liderado estrategias para la promoción de una cultura ambiental a través de concursos ecológicos, implementación de Programas Ambientales Educativos PRAES, Proyectos Ciudadanos de Educación Ambiental – PROCEDA y diplomados de capacitación ambiental.”

Siendo así, podemos observar que existen vínculos entre la población y los recursos naturales que han sido mediados por el crecimiento poblacional y la distribución desequilibrada del territorio, por eso, este asentamiento al igual que sus asentamientos aledaños han impactado al ambiente a través de los cambios de la quebrada exactamente por procesos contaminación.

Comparte