Restitución de tierras, un punto fundamental en el Acuerdo de Paz

Comparte

La restitución de tierras es un punto fundamental para cumplir con lo pactado en la Habana, y asimismo con las medidas para reparar a los sobrevivientes tras el proceso de paz entre las Farc y el Gobierno Nacional.

En el proceso de paz que llevaron a cabo las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que ahora, tras la firma de los Acuerdos en la Habana, son un partido político llamado Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) y el Gobierno colombiano, se buscó reparar a los sobrevivientes desde cinco medidas: Restitución, Indemnización administrativa, Rehabilitación, Satisfacción y Garantías de no repetición, con el fin de socorrer, proteger y atender las necesidades básicas que tienen quienes sufrieron el conflicto político, social y armado interno de forma directa.

La “Reforma Rural Integral” se crea con ese fin; lograr el bienestar de aquellos que sufrieron desde sus campos. Dicha Reforma se encuentra en el punto 1 del Acuerdo, con la cual se busca  contribuir a una transformación estructural,  cerrando brechas campo-ciudad y generar unas condiciones óptimas para la comunidad rural y por ende disminuir la pobreza, promover igualdad y el cumplimiento de los derechos de los colombianos. El artículo fue escrito de la siguiente manera: “El gobierno y las Farc comparten el propósito de que se reviertan los efectos del conflicto, que se restituya a las víctimas del despojo y el desplazamiento forzado y a las comunidades sus derechos sobre la tierra y que se produzca el retorno voluntario de los desplazados”.

Además se impulsarán Planes de Desarrollo Rural  con enfoque territorial (PDET), que incluyen medidas materiales y simbólicas para contribuir a la reparación de los sobrevivientes, todo con la participación de organizaciones comunitarias y de la misma comunidad. Según lo pactado los beneficiados  tendrán acompañamiento  técnico y financiero para la reconstrucción de sus proyectos de vida. 

Por otra parte, la Ley 1448 de 2011, “Por la cual se dictan medidas de atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado interno…” fue creada antes de la firma del acuerdo y fue uno de los primeros pasos que se dieron de manera positiva en la negociación; en esta ley se encuentra todo lo referente a lograr satisfacer las necesidades de los sobrevivientes que estén vinculadas a los destierros. En el Artículo 3 se habla sobre la Víctima y se explica quiénes son incluidos en esta categoría: “Personas que individual o colectivamente hayan sufrido un daño por hechos ocurridos a partir del 1º de enero de 1985 como consecuencia de infracciones al Derecho Internacional Humanitario o de violaciones graves y manifiestas a las normas internacionales de Derechos Humanos, ocurridas con ocasión del conflicto armado interno”. Un requisito para la restitución es que el predio se encuentre inscrito en el Registro de Tierras presuntamente despojadas y abandonadas forzosamente.

Hay que aclarar, que el plazo de presentación de las solicitudes de restitución, a través del Decreto 1167, ya se acabó, pues había plazo hasta el 11 de octubre del año pasado. No obstante, el Director de la Unidad de Restitución de Tierras, Andrés Castro Forero, en una entrevista para la plataforma laopinion.com afirmó que hay algunas posibilidades de modificación de esta fecha: “una es derogar el decreto, si se considera que vulneró la ley, porque la ley no establece un plazo para el cierre de la presentación de las solicitudes. Lo otro es ampliar el plazo que da el decreto mismo. Lo otro es simplemente lograr que a través de un decreto posterior le demos posibilidad a la gente de que presente las solicitudes hasta la vigencia de la ley”. Pues para algunos sobrevivientes el lapso es muy corto, ya que muchos no se han inscrito.

Los beneficiados para poder recibir las ayudas de esta entidad, serán a quienes se les haya obligado vender su terreno, a quienes hayan sido amenazados para que lo abandonen, para los que les robaron sus predios por medio de mentiras y falsificaron su firma, y por último a quienes obligaron a venderlo y las condiciones fueron inequitativas. Todas aquellas personas que sufrieron de estas acciones deben realizar el respectivo trámite a la Unidad, sin embargo si no hay una oficina la personería y la defensoría del pueblo se harán cargo de las demandas; un juez será quien dicte la sentencia, si hay oposición, el Tribunal de Justicia y la Corte Suprema de Justicia revisarán los casos.

En el siguiente vídeo, nos explican el proceso de Registro Único de Predios y Territorios abandonados:

Estas son las cifras de las personas que realizan el proceso para poder recibir su predio por medio de la Unidad de Restitución de Tierras. En primer lugar se muestran las solicitudes de quienes sufrieron destierros; sigue la etapa administrativa, en la que se determina si se incluye la solicitud en el Registro de Restitución de Tierras Despojadas y Abandonadas Forzosamente; y finalmente se encuentra la etapa del proceso judicial, la presentación de la demanda.

Tomado de: Unidad de Restitución de Tierras.

Teniendo en cuenta este panorama acerca del proceso de restitución de tierras en el país, El Digital consultó a una sobreviviente, residente en el Huila, quien nos cuenta el proceso que hizo su familia para poder tener su casa y un techo donde dormir y descansar tranquilamente.

Estas problemáticas las viven la mayoría de los sobrevivientes, pues llegan a luchar para tener al menos un lugar para iniciar una nueva vida, sin conocer y muchas veces sin una referencia de dónde llegan. Asimismo, la sobreviviente que entrevistamos nos comentó cómo tuvieron que vivir recién fueron desterrados de Planadas-Tolima y llegaron a Aipe-Huila, ya que al llegar sin nada, tuvieron que invadir para tener un lugar, aunque fue sin condiciones mínimas de habitabilidad. Además, sin recursos económicos y pocas oportunidades laborales, situación que hace que  las personas se aprovechen de la situación de vulnerabilidad en que se encuentra la población desterrada en Colombia.

Así como el de esta familia, en el Huila abundan los casos de destierros, las cifras de la restitución de tierras en el Departamento, evidencian que la cantidad de solicitudes no inscritas supera en casi un 200 % a las solicitudes inscritas.


Infomación de: Unidad de Restitución de Tierras.

Un habitante del barrio Cuarto Centenario, quien fue beneficiado en la entrega de los apartamentos en este barrio, ingresó y se registró para acceder a un predio, pues le tocó abandonar el suyo hace casi 7 años, nos comenta que el proceso, “ha sido arduo, cansón y molesto” ya que les piden documentos de muy difícil acceso, como el certificado de que vivieron en el lugar del destierro, pero, nos dice, “yo no he ido en todo ese tiempo, los ediles y defensores del pueblo son otros, ya no me reconocen y es casi imposible que me lo den”. Por ello, él cree que se niegan tantas solicitudes, aunque los hechos sí se hayan dado, haciendo alusión a la cantidad de solicitudes que no son inscritas.

El Huila es uno de los departamentos en los que más destierros se han presentado, y paralelamente a esto, es uno de los departamentos en los que menos se ha avanzado por la alta influencia del conflicto. Así lo expresa el Director de Restitución de Tierras en la entrevista citada anteriormente. 

Para Ivone Arias Duarte, abogada egresada de la Universidad Surcolombiana, los Acuerdos se han cumplido de manera parcial, ya que, “apenas llevamos dos años en la transición de la guerra y puesto que la coyuntura actual del país respecto al nuevo presidente ha venido entorpeciendo el cumplimiento de este, así que la restitución de tierras se han cumplido un 40% más o menos”; además, plantea que a pesar de que  se han visto resultados, no es suficiente puesto que, “el proceso de Restitución de Tierras se ha venido desarrollando hace 7 años con la implementación de la ley 1448 del 2011, para la fecha no se ha suplido ni con la mitad de las víctimas”.

 

*Foto destacada tomada de: Inforural, portal de temas agropecuarios.

Comparte