Sobrevivientes de Neiva, así ven la implementación

Comparte

En Neiva hace falta cumplimiento por parte del Gobierno de lo pactado en la Habana en lo que tiene que ver con sobrevivientes del conflicto armado sostenido entre el Estado colombiano y las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP).

Colombia es un país que ha vivido constantemente diferentes conflictos armados, políticos y sociales en los cuales los asesinatos, destierros y despojos forzosos, amenazas, delitos sexuales, secuestros, torturas, y demás delitos han sido hechos recurrentes que han atentado contra la integridad física y psicológica de los habitantes de nuestro país. En varias ocasiones se ha intentado mitigar por medio de diálogos de paz, sin embargo pocos han sido los logros positivos que se pueden ver en nuestra historia colombiana.

En el 2012 iniciaron las negociaciones entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el gobierno colombiano, con el objetivo de acabar con el conflicto y poder construir una paz estable y duradera, ubicando la mesa de negociaciones en La Habana (Cuba), declarando primero, por parte de las FARC-EP, un alto al fuego unilateral y posteriormente uno bilateral. Y a pesar de que ganó el “NO”, en el plebiscito que buscaba aprobar los acuerdos, se continuó con los diálogos hasta que el grupo se desmovilizó y entregó sus armas a la ONU. En las negociaciones, se planteó: la Comisión de la Verdad, el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, enfocados a los sobrevivientes del conflicto, resaltando la relevancia de los mismos en las reparaciones que se deben adelantar para una mejor realización del proceso, pues no se puede hablar de paz estable y duradera si no se reparan los daños causados a las personas que se vieron afectados por este conflicto.

Como antecedente a los acuerdos, en cuanto a reparación a los sobrevivientes, se encuentra la ley 1448 de 2011 o Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, “Por la cual se dictan medidas de atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado y se dictan otras disposiciones”, que busca el cumplimiento de medidas de resarcimiento para los sobrevivientes del conflicto armado, como recibir justicia, saber la verdad de los hechos que vivenciaron, la reparación física y psicológica, una reparación simbólica y de restitución de tierras; y la garantía de no repetición.

Algunos habitantes, registrados en la Unidad de Víctimas de la ciudad de Neiva, nos dieron su opinión sobre lo que conocen de la Ley 1448 de 2011:

Un ciudadano, que por cuidado a su integridad no revelamos su identidad, nos afirma que él no cree en  los Acuerdos porque, “ese es un programa en el que no se sabe quién es el que manda” y que “es mejor quedarse neutro” con respecto a la información que se da, puesto que es muy variada y hay poca claridad con la misma. Además  la señora Gladis Chaos, habitante de la ciudad de Neiva y registrada como víctima, cree que “hay muchas ayudas pero uno no sabe y muchas personas que necesitan y no les ha salido; otras parece que tuvieran palanca, porque les sale muy rápido”.

Quienes se benefician de esta ley, deben inscribirse en el Registro Único de Víctimas, luego se verificará la información suministrada y se admitirá o no dentro de las personas beneficiadas. 

María Cortes, funcionaria  de la Unidad para las Victimas del Centro Regional para la Atención a Víctimas (CRAV) ubicada en Neiva-Huila, nos explica el proceso que se lleva a cabo  para que los sobrevivientes ingresen a la entidad:

Asimismo, doña Gladis, nos da un breve recorrido de cómo fue para ella el proceso que llevaron luego de hacer la declaración:

La Unidad para Víctimas tiene 8.771.850 de personas registradas en Colombia, de los cuales, más de 8.400.000 han sido registradas como víctimas del conflicto armado; es decir, que manifestaron en su declaración ser victimizadas en el marco del conflicto armado en Colombia. Dentro de las mismas, los campesinos, las mujeres, los afrocolombianos, indígenas y gitanos han sido los más vulnerados. En Neiva-Huila hay alrededor de 58.000 personas registradas en la Unidad para las Víctimas.

María Marcela Hernández, desterrada sobreviviente del conflicto armado, nos da su opinión respecto a su proceso de destierro y la situación en la ciudad:

Con respecto a la restitución de tierras en el país, hasta el presente año, según la Oficina de Restitución de Tierras, hay 120.500 solicitudes, de las cuales 93.522 son  habilitadas por el Ministerio de Defensa, 44.077 solicitudes no inscritas y 8.861 son las que han sido resueltas en sentencias. 

Dentro de los Acuerdos, el punto cinco está enfocado en mayor medida a las víctimas; los objetivos principales son satisfacer los derechos de los sobrevivientes: Sistema Integral de Justicia, Reparación y No repetición y compromiso de los procesos sociales para poder construir paz y reconciliación. Se crearon unos mecanismos para que el centro del proceso sean las personas más afectadas por el conflicto.

El primer instrumento, es la Comisión de Verdad, Convivencia y Garantías de No Repetición, es extrajudicial, “es uno donde se pueden oír todas las voces”, ya que “no se podía poner todo en el proceso penal porque no se hallaría un contexto, cuáles son las explicaciones”, según Juanita Goebertus, coordinadora de justicia transicional de la oficina del alto comisionado para la paz. Su fin es esclarecer lo sucedido, promoverlo y generar espacios de participación. El segundo, es la Unidad de Búsqueda de las Personas dadas como Desaparecidas en el contexto y razón del conflicto armado, de igual manera extrajudicial, y su razón de ser es encontrar personas desaparecidas, reclutadas, que murieron o fueron asesinadas para darle explicaciones y, en cierto sentido, tranquilidad a sus familiares. Para poder lograr esto se realiza de manera autónoma cruces de información, planes de búsquedas, despliegues de búsqueda, procesos de exhumaciones con tecnología. Y por supuesto, la Jurisdicción Especial para la Paz en el que se hacen reconocimientos de verdad y responsabilidades.

Según el Observatorio de seguimiento a la Implementación del Acuerdo de Paz estas son las cifras del punto 5 del Acuerdo:

Porcentaje de implementación del punto 5 de los acuerdos.
Fuente: Observatorio de seguimiento a la implementación del acuerdo de paz.

La comunidad neivana cree que estas son las faltas o el cumplimiento con respecto a la implementación en la ciudad:

En general los neivanos tienen desconocimiento de lo que está sucediendo con el proceso, desconfían o consideran que hace falta mucho para el total cumplimiento de lo planteado en las negociaciones. Por otra parte, creen que lo pactado se encuentra más relacionado a lo físico que a lo simbólico, no obstante, esperan que el gobierno les cumpla lo prometido y puedan estar en concordancia entre lo acordado y lo que en realidad está pasando.

*Foto destacada tomada de El País.com.co

Comparte